De acuerdo con la presentación de estados financieros realizada en la Gobernación de Caldas, la Industria Licorera de Caldas, creció un 33,22% incrementando sus utilidades de 30 mil 270 millones 810 mil 310 pesos en 2016, a 40 mil 326 millones 141 mil 610 pesos en 2017 y dejó aportes al departamento de 65 mil 837 millones 766 mil 834 pesos.

Así, la ILC se mantiene en crecimiento, pese al mal momento que vive el sector, que por el contrario vio afectadas sus ventas en un 7,3% durante el 2017 y que en lo corrido del año no mejoran, ya que según cifras reveladas por la Asociación Colombiana de Empresas Licoreras ACIL, durante 2018 el decrecimiento alcanza el 25%, mientras que, por su parte, la venta de productos de la Industria Licorera de Caldas en los primeros tres meses del año tuvo un alza del 11%.

Respecto a esto, el gerente de la ILC, Luis Roberto Rivas, asegura que los resultados positivos obedecen especialmente al manejo “alejado de lo político” que se le ha dado a la compañía. De acuerdo con Rivas, “la licorera tiene una orientación empresarial y está asumiendo el costo político que le representa decir que se va a administrar como una empresa por encima de cualquier consideración política y eso implica la designación de equipos gerenciales y funcionarios teniendo más en cuenta los criterios empresariales que los intereses políticos”.

Así las cosas, el gerente de la compañía resalta el valor del equipo humano con que cuenta en la actualidad la licorera y señala que espera mantenerlo para lograr las metas propuestas para 2018, entre las que están tener un incremento en ventas de 1 millón 400 mil unidades en todo el país, lo que representa un reto, debido a la caída de las ventas del mercado en general.

De igual modo, la ILC se ha propuesto recuperar los mercados que había perdido, razón por la que han centrado sus esfuerzos en incrementar su distribución en toda la Costa Atlántica, Antioquia, Eje Cafetero y Bogotá.

“Estamos trabajando en la costa en Bogotá y es un crecimiento que se está consolidando. Se están recuperando muchos mercados, por ejemplo, en el eje cafetero hemos crecido muy bien, pasando de vender 800 mil unidades en 2015 a 1 millón 300 mil en 2017 de Ron Viejo de Caldas y con Aguardiente Cristal”, señala Luis Roberto Rivas, Gerente de la ILC.

Finalmente, como parte de sus proyectos para 2018 con los que busca no solo mejorar los indicadores económicos, sino continuar posicionando la ILC como una compañía emblema de los colombianos, han planteado relanzar el Aguardiente Cristal, Celebrar los 100 años del Ron Viejo de Caldas, Lanzar nuevas presentaciones en la línea de aguardientes y comenzar la distribución de rones especiales.