Informe Eco Mundial: ¿Por qué las Criptomonedas contaminan tanto?

1380

En los últimos años, y sobre todo a raíz de la pandemia, se ha puesto de ‘moda’ hablar sobre criptomonedas. Muchas personas han aprendido sobre este tema, y en especial, han aprendido a cómo hacer movimientos con Bitcoin, una de las monedas más famosas creada en el año 2008.

En el mundo de las ‘cripto’ no hay monedas ni billetes físicos, todo es en línea. La acción que daña al medio ambiente es la que se hace llamar ‘minería’ y se basa en una red de ordenadores descentralizada, que implica un consumo descomunal energía.

En esta segunda entrega de Informe Eco Mundial te explicamos por qué la criptomonedas contaminan tanto, en especial Bitcoin, que es la que mayor gasto energético genera.

¿Por qué Bitcoin consume tanta electricidad?

Las máquinas dedicadas a «minar» o extraer Bitcoin, son ordenadores especializados que se conectan a la red de criptomonedas.

Su trabajo es verificar las transacciones realizadas por las personas que envían o reciben la divisa, en un proceso que implica resolver complejos acertijos matemáticos. Como recompensa a este trabajo sistemático, los “mineros” ocasionalmente reciben pequeñas cantidades de Bitcoin en lo que a menudo se compara con una lotería.

Para aumentar las ganancias, los mineros conectan una gran cantidad de computadores, con el objetivo de aumentar sus posibilidades de conseguir Bitcoin.

En ese orden de ideas nos preguntamos, ¿por qué contamina tanto Bitcoin? A medida que la red crece, las tareas se hacen más difíciles y las recompensas -en términos de Bitcoin- se hacen más pequeñas, lo que significa que se necesita más potencia de computación. Y mayor potencia de computación se consigue con más ordenadores más potentes, lo que a su vez conlleva un mayor consumo de electricidad y una mayor huella de CO2.

Según los analistas, “la creciente complejidad del sistema crea, en última instancia, un círculo vicioso medioambiental de aumento de precios, aumento de potencia, aumento del consumo de energía y, en última instancia, aumento de las emisiones de CO2”.

¿Si dejamos de usar Bitcoin se resuelve el problema? ¡NO!

En resumidas cuentas, Bitcoin existe porque resuelve los problemas que no se pueden solucionar con las monedas institucionalizadas.

Al ser una moneda descentralizada, autónoma, transfronteriza e incensurable, ningún gobierno puede tener poder sobre las transacciones que se realicen de persona a persona. Y de igual manera, si dejase de existir esta criptomoneda, aun seguirían existiendo otros miles en el mercado que siguen generando CO2.

Si suponemos que en algún futuro no muy lejano las criptomonedas dejan de existir en el mercado, de igual forma seguirían funcionando las grandes empresas a nivel mundial que son quienes ocasionan alrededor del 85% de los gases de efecto invernadero en todo nuestro planeta.

Entonces, si bien intentar disminuir la huella negativa que están causando las criptomonedas en el mundo es importante, también debemos poner nuestros ojos en la verdadera amenaza que son estas grandes compañías y el alto nivel de contaminación que generan en la tierra.