Alemania pone en marcha el primer proyecto piloto para aprovechar líneas eléctricas aéreas a lo largo de las autopistas como estaciones de carga para camiones híbridos.

A partir de este martes serán probados vehículos pesados en tráfico real en un tramo muy transitado de la autopista A5 entre las ciudades de Langen/Mörfelden y Weiterstadt, en el estado federado de Hesse.

En esta «autopista eléctrica» próxima a Fráncfort, los camiones híbridos equipados con un colector de corriente similar al de los trenes se acoplarán a la línea eléctrica y podrán cargar sus baterías.

El proyecto denominado Elisa, abreviatura de vehículos pesados electrificados e innovadores en autopistas, recopilará todos los datos que podrían ser relevantes para una posterior expansión del sistema en Alemania.

«Se trata de pruebas experimentales, los resultados son abiertos», señaló Stephan Haufe, portavoz del Ministerio alemán de Medio Ambiente.

Según agregó, se trata de analizar modelos para determinar cuál es la mejor variante para el tránsito pesado en las carreteras. Mediante otro proyecto en la autopista A1 próxima a Lübeck, en el norteño estado federado de Schleswig-Holstein, se observará una posible conexión con un puerto.

En Baden-Württemberg, en el oeste del país, se probará además la aplicación del sistema en tramos de carretera que pasan por zonas urbanas.

El ministerio germano destinó en total unos 50 millones de euros (56,6 millones de dólares) para los tramos de prueba, unos 15 millones corresponden al segmento de la autopista A5 próxima a Fráncfort.

El proyecto no compite con el transporte de mercancías por ferrocarril, acotó Haufe. «Es un complemento. Siempre habrá un porcentaje de camiones» en el tráfico, agregó el portavoz.

Cinco empresas de transportes operarán con sus camiones en servicio regular en la A5 cerca del aeropuerto de Fráncfort y la intersección Frankfurter Kreuz, uno de los tramos más transitados de Alemania.

Si el sistema resulta adecuado para el tránsito pesado, no se deberá electrificar por completo todas las autopistas. En la A5, que tiene cuatro carriles, se incorporaron líneas eléctricas aéreas en el carril de la derecha en un tramo de cinco kilómetros en ambos sentidos.

«Estimamos que unos mil kilómetros deberían ser equipados con líneas eléctricas aéreas en toda Alemania», acotó Haufe en caso de que el sistema resulte ser una alternativa real.