Colgando mis sueños
en las pestañas de la luna,
rompiendo los cristales
de la ventana del tiempo,
para asomarme a tu mundo
e invadir tus auroras,
colmarte de caricias
sin tiempos ni tabúes.

Pidiendo al universo
una brecha en el tiempo,
una fugaz eternidad
de 1440 minutos,
68.400 segundos
para gritar los Te amo,
que fusionen las almas
y entrelacen los cuerpos,
y con mi alma enamorada
explorar tus senderos.

Por: Rossi Er