Intenta llenar de gasolina el tanque de su vehículo… eléctrico

538

La gran ventaja de tener un vehículo de Tesla es que nunca necesitarás repostar gasolina. No obstante, el conductor de este vehículo parece decidido a no irse de una gasolinera hasta haber llenado el depósito. Durante minutos, busca por todas partes el tanque, pero no hay manera. El final del vídeo no tiene desperdicio.

El Tesla Model 3 es un automóvil eléctrico sedán que está preparado para muchas cosas, pero ser repostado con gasolina no es una de ellas. El conductor de este vehículo sin duda ha aprendido la lección tras este embarazoso episodio que ha vivido en una gasolinera de Las Vegas ante la atónita mirada de los ocupantes del auto trasero.

En un principio, los espectadores improvisados del coche piensan que quizá el joven no va en serio, pero este abre la tapa del depósito y se acerca a él con el surtidor, dispuesto a repostar. En el vehículo trasero todo son risas y lamentaciones. «¡Oh, no!», exclaman los ocupantes, esperando que desista. Finalmente el conductor deja el surtidor, y los del coche de atrás creen que el espectáculo ha acabado. Nada de eso.

Segundo intento. No ha habido suerte con el depósito, pero el despistado joven está seguro de que el conducto para el carburante está en alguna parte. Abre el maletero. Uno de los pasajeros del otro coche comenta que es un vehículo nuevo y que quizá sea de su padre. «¡Se está enfadando!», aprecian, sin dejar de reírse.

El chico no se rinde y busca en el otro lateral de su Tesla. Incluso abre el capó, pero allí tampoco hay nada. Varias personas pasan de largo y se fijan en la extraña escena.
Al final, el protagonista de esta cómica historia saca su teléfono móvil, decidido a resolver su duda en internet. Una de las pasajeras de atrás comenta que quizá esté llamando a su padre, pero el que se ha convertido en el principal comentarista del vídeo dice: «No, sé lo que está haciendo, lo está buscando en Google. Miren, se va a dar cuenta de su error en un segundo».

«Pobre hombre», se lamentan los otros chicos, sin dejar de reír. Lo que es seguro es que este joven ha aprendido de una vez por todas que uno no tiene que llevar su Tesla a una gasolinera.