Interpretando la barriga de Kim Jong-un: los retos y dificultades de espiar a Corea del Norte

198

Kim Jong-unLa carencia de datos duros sobre los que ocurre en Pyongyang ha llevado a muchos rumores como, por ejemplo, el que afirma que Kim Jong un es adicto al queso suizo después de haber vivido durante su infancia en ese país.

Las especulaciones se dispararon luego de que la agencia de espionaje de Corea del Sur informó hace poco a parlamentarios de ese país sobre el notable aumento de peso del líder de Corea del Norte, Kim Jong-un.

Y la información rápidamente dio pie a titulares sensacionalistas y detallados.

“El líder norcoreano Kim Jong-un come y bebe de forma desenfrenada para sobrellevar el temor a ser asesinado“, decía un medio de comunicación.

“El líder de Corea de Norte sufre de insomnio y enfermedades de la madurez”, señalaba otro.

Pero, ¿cuán fiable es la información del Servicio de Inteligencia Nacional de Corea del Sur (SIN)?

La verdad es que sus métodos, al igual que los que emplean los espías en otras partes del mundo, contienen una parte de información y otra de conjeturas.

Pese a la advertencia de su difunto padre de que “un cigarrillo es como una pistola apuntando a tu corazón”, Kim fue fotografiado recientemente fumando.

“Una vez almorcé con un analista del SIN, quien opinaba que una mujer que forma parte del círculo íntimo de Kim Jong-un estaba embarazada”, cuenta Stephen Evans, corresponsal de la BBC en Seúl.

“Pero cuando le pregunté cómo lo sabía, me dijo que de repente ella empezó a aparecer en las fotografías usando zapatos más cómodos, sin tacón”, recuerda.

Y puede ser, por supuesto, que el analista estuviera en lo cierto: algunas mujeres tienden a dejar de usar los incómodos zapatos de tacones durante el embarazo, dice Evans.

Pero, lo que muestra esta anécdota, es cómo el análisis de las fotografías de Corea del Norte puede llevar a conclusiones que pueden ser tanto ciertas como falsas.

Es posible que la mujer de la fotografía, que estaba siendo analizada por los espías de Corea del Sur, simplemente tuviera ganas de usar otro tipo de zapatos. Quizá el SIN tiene información adicional que permite corroborar su análisis. No se sabe.

¿Paranoia o simple gula?

En el caso del aumento de peso de Kim Jong-un, es mucho más fácil verificar lo ocurrido.

Las fotografías de la agencia oficial de Corea del Norte muestran al líder supremo con unos kilos adicionales que no pueden ser eliminados con la edición de las imágenes.

Esta imagen, que muestra a un Kim joven y activo, fue divulgada poco después de que este asumiera el gobierno de Corea del Norte.

Según el SIN, Kim Jong un pesaba 90 kilos en 2012 y ahora pesa 139 kilos.

De igual modo, hace dos años, él había sido visto cojeando en imágenes de la televisora estatal de Corea del Norte y luego, tres meses más tarde, apareció caminando con la ayuda de un bastón.

No es necesario ser James Bond para concluir que tenía problemas con, al menos, una de sus piernas.

La conclusión del SIN, probablemente con la ayuda de médicos expertos, era que sufría de gota, una enfermedad asociada con la sobrealimentación, aunque también tiene otras causas.

Pero, ver lo obvio en las fotografías es la parte fácil. Sacar las conclusiones correctas es mucho más difícil.

Este tipo de información usualmente surge cuando el SIN informa al comité de inteligencia del Parlamento de Corea del Sur en sesiones privadas. Los políticos luego pasan los datos a los periodistas y así la información termina en los diarios.

El líder de Corea del Norte ha sido fotografiado con frecuencia durante visitas a fábricas de alimentos del país.

Obviamente hay mucho margen de error y de distorsión en este proceso. Tampoco queda claro cuánta especulación es usada para complementar los datos duros.

En el caso más reciente, la información publicada iba mucho más allá del evidente aumento de peso de Kim Jong-un y se divulgó todo tipo de teorías.

La principal agencia de noticias de Corea del Sur, Yonhap, informó sobre la sesión de los parlamentarios con el SIN: “El diputado Lee Cheol-woo del gobernante Partido Saenuri, quien dirige el comité, dijo que Kim se encuentra bajo gran estrés debido a su seguridad, lo que le ha llevado a comer y beber en exceso”.

“Kim además teme que las informaciones de los medios extranjeros sobre su niñez puedan difundirse por Pyongyang, lo que podría dañar su reputación como líder de Corea del Norte”, agregaba la nota.

“Durante su infancia, Kim dejaba de comer durante largos periodos cuando su madre lo regañaba, lo que refleja su carácter testarudo”, añadía y atribuía esas frases a citas que hacía el parlamentario de lo dicho por la agencia de inteligencia.

No estaba muerto

Los riesgos de confiar demasiado en tales fuentes de información se hicieron evidentes a comienzos de este año.

Cuando Kim Jong-un llegó al poder hubo numerosos rumores de que había aumentado de peso e , incluso, que se había sometido a operaciones de cirugía plástica para parecerse más a su abuelo, el reverenciado fundador del país Kim Il-sung.

En febrero, los medios de Corea del Sur citaron una información del SIN según la cual el Jefe de Estado Mayor del Ejército de Corea del Norte, Ri Yong-gil, considerado como la mano derecha de Kim, había sido ejecutado.

La prensa de Corea del Sur tituló: “Ejecutado el jefe militar de Corea del Norte, según dicen fuentes”.

Tres meses más tarde, el gobierno de Corea del Sur dijo que Ri Yong gil parecía seguir con vida. Su nombre había sido publicado en una lista de funcionarios del partido.

Kim lucía más delgado en 2012.

Fotografías de medios de Corea del Norte le mostrarían luego gozando de plena salud, aunque usando una insignia militar de tres estrellas en lugar de las cuatro que solía exhibir.

La conclusión: había sido degradado, pero no ejecutado.

Estos casos no restan méritos al trabajo de las agencias de inteligencia, que sacan el mayor provecho de la escasa información disponible, pero sí muestran la conveniencia de no ver más allá de lo que la evidencia permite en lugar de convertir teorías elaboradas en hechos supuestos.

Más importante aún, incluso si Kim Jong-un está enfermo -y las fotos ciertamente sugieren que puede estarlo- eso no necesariamente quiere decir que su mandato acabará pronto.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente