Interrogantes sobre la niebla tóxica en Beijing (China)

323
camara por Bolivar

La última alerta de niebla tóxica en Beijing se ha prolongado hasta la primera semana de 2017. De hecho, se anunció una política conjunta de prevención y control de la contaminación atmosférica en la región de Beijing-Tianjin-Hebei después de la fuerte neblina detectada el 1 de enero de 2013, pero todavía resulta incierto qué o dónde controlar y prevenir.

Un grupo de investigación liderado por Wang Yuesi, del Instituto de Física Atmosférica (IAP), ha monitoreado durante varios años la evolución de la altura de la capa mixta atmosférica regional (MLH, por sus siglas en inglés) y el coeficiente de retrodifusión atenuado en la región Beijing-Tianjin-Hebei. Combinado con el análisis ‘online’ del componente químico de la partícula, se obtienen algunos resultados destacados sobre el mecanismo regional de formación de neblina pesada.

“Beijing está situada al norte de la llanura del norte de China. Durante el periodo de contaminación inicial, se vio afectada por el transporte hacia el sur en la latitud de 500-1000 metros -apunta Wang–. Una vez que se forme la contaminación, el MLH disminuirá rápidamente a 500 metros, incluso más abajo, y aumentará rápidamente la concentración de contaminantes con el mecanismo de compresión.

Mientras tanto, el crecimiento higroscópico y la mejora de procesos químicos heterogéneos bajo la circunstancia de alta humedad relativa facilitará el explosivo crecimiento de las partículas secundarias”. La coexistencia de esos factores puede agravar aún más el grado de contaminación.

En este momento, aunque el impacto del transporte regional es menos importante, los contaminantes emitidos localmente (como los vehículos de motor) no son capaces de difundirse, por lo tanto, se traducirá en un aumento constante de las concentraciones de contaminantes en la MLH.

La fuerte formación de neblina en Beijing se describe, por lo tanto, como “iniciada por el transporte regional principalmente a partir de la quema de carbón en los alrededores e intensificada por la formación secundaria local originada de los vehículos de motor”.

Ésa es la conclusión de los trabajos escritos por Guiqian Tang, Zirui Liu, Lili Wang, Bo Hu, Jinyuan Xin y Xin Xiaowan Xin y se ha visto confirmada consistentemente por algunas nuevas investigaciones experimentales.

Según estas investigaciones, se proponen sugerencias a la hora de administrar la protección ambiental: el pre-aviso debe realizarse dos o tres días antes de la fuerte neblina y las emisiones estacionarias regionales, especialmente las fuentes aumentadas, deben controlarse y reducirse por adelantado.

Una vez que la contaminación se forma, deben controlarse las emisiones locales, de forma que se restrinjan de manera eficiente los valores máximos de los contaminantes.

Fuente: medio ambiente

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente