Intolerancia homicida

350

Son muchos los factores que motivan a la intolerancia, pero no se justifica en ningún aspecto ya que puede y debe ser controlado; por eso las autoridades llaman la atención de la ciudadanía para que tenga en cuenta las recomendaciones en el momento de solucionar conflictos y evitar riñas o en el peor de los casos muertes.

La reciente racha de homicidios registrados en la ciudad de Cartagena, que dejó un saldo de 9 personas muertas llama la atención y se hace necesario emprender por parte del Distrito campañas para lograr disminuir los casos de asesinatos, que en la mayoría de las veces pudieron evitarse.

La responsabilidad es de todos; de los ciudadanos, pero también de las autoridades que tienen como compromiso guiar a la ciudadanía y lograr establecer una cultura de tolerancia.

Los programas que emprende del Departamento Administrativo Distrital de Salud, Dadis, en materia de salud mental deber fortalecerse y llegar a las comunidades, no pueden quedar solo en el cumplimiento de unos requisitos para adjuntar evidencias y cobrar un contrato, debe ir más allá y penetrar en el ciudadano que por falta de orientación no se prepara para reaccionar en un momento de crisis o conflicto, ya sea intrafamiliar, en comunidad o laboral.

No podemos seguir solucionando las diferencias con la violencia y el buscar ayuda es la mejor solución, un consejo, orientación o sugerencia por parte de personas o entidades especialistas en el tema pueden evitar malos ratos.

Existen las Comisarías de Familia, las Casas de Justicia; los trabajadores sociales y psicólogos, que están en las escuelas, en los Centros de Vida, en las universidades, en las empresas e incluso en las IPS y EPS, que pueden brindar este servicio gratuito.

El fortalecimiento del equipo sicosocial en los planteles educativos también es fundamental; es ahí donde el mayor número de población escolarizada vive en conflicto y no sabe cómo resolverlos. Si no se fortalece por parte de la Secretaría de Educación Distrital sería poco el aporte que el Distrito estaría dando a bajar las cifras de riñas y muertes en Cartagena.

Las iglesias, sean católicas, en las parroquias de los diferentes barrios y las cristianas que están extendidas por toda la ciudad hacen parte de la esta red que debe estar al servicio de la ciudadanía, y el llamado también es para los sacerdotes, párrocos, pastores y líderes de estas congregaciones, para que se interesen por los que sufren y afrontan conflictos en sus comunidades.

Es responsabilidad también de la iglesia y en eso es lo que debe estar, tómenlo por lo social o por lo religioso, porque en las sagradas escrituras también lo estipula.

No basta con el sermón dominical si no se tiene en cuenta que muchos necesitan una orientación personalizada, que los motive a guardar la serenidad en momentos de diferencias con el prójimo.

Debe ser un trabajo articulado entre las dependencias Distritales o de lo contrario no podrán cumplir con los planes de desarrollo que en cada administración quedan plasmados en el papel.

El comercio también debe hacer su aporte y cumplir con lo establecido en los decretos distritales; así no se verán abocados a convertirse en escenarios de riñas.

Más educación, más responsabilidad, más tolerancia. El compromiso es de todos.