Arqueólogos en Jerusalén dicen haber descubierto evidencia de la tumba de piedra original donde la tradición cristiana dice que se colocó el cuerpo de Jesús después de su crucifixión.

La cámara más profunda en el centro del Santo Sepulcro de Jerusalén ha sido considerada por muchos historiadores y el cristianismo como el lugar donde Jesús fue sepultado y, finalmente resucitado, pero hasta ahora se ha asumido que la cámara de la cueva original había sido destruido con el paso del tiempo.

Sin embargo, el uso de radar de penetración terrestre pruebas, los arqueólogos han descubierto evidencia de capas ocultas detrás de la cámara de mármol y piensan que podrían ser los muros de piedra de la cueva original, midiendo hasta 1.8 metros de altura. Ahora están en el proceso de excavación del mármol e intentando de exponer la piedra original.

“Lo que se encontró es asombroso,” declaró Fredrik Hiebert, arqueólogo de National Geographic Society a Daniel Estrin de Associated Press. “Por lo general paso mi tiempo en la tumba de Tut”, agregó Hiebert, que trabaja en Egipto, “pero esto es más importante.”

Encontraron las capas ocultas durante un proyecto de restauración entre la National Geographic Society y la Universidad Técnica Nacional de Atenas, en Grecia, que tiene por objeto preservar la Iglesia de Edículo del Santo Sepulcro – la cámara interna que alberga la cueva donde se dice que Jesús originalmente fue sepultado y resucitado.

La ubicación de esta cueva no estaba clara hasta que el sitio donde se ubica actualmente la iglesia fue identificado en 326 d.C. por Helena, la madre del emperador romano Constantino y desde entonces se declaró como un lugar santo.

Ahora los arqueólogos están en el proceso de excavar más el sitio y hasta ahora han quitado la lápida de mármol principal por primera vez desde 1550, descubriendo una gran cantidad de cascote debajo de este. Tras remover el cascajo, encontraron una segunda cobertura de mármol, la cual piensas está cubriendo la pared original de la cueva.

“Será un largo análisis científico, pero finalmente podremos ver la superficie de roca original sobre la cual, según la tradición, el cuerpo de Cristo estuvo,” dijo Hiebert a National Geographic.

Sin el equipo consigue exponer la cama sepulcral original, podrán realizar más análisis para conocer más de la historia del sitio y de los eventos reales que inspiraron las historias de la tradición cristiana.

El único problema es que las comunidades cristianes solo dieron 60 horas a los arqueólogos para excavar el santuario interior y están trabajando noche y día para llegar a la cueva original. Después de esto el equipo sellará la tumba, pero dejarán una ventana en las paredes de mármol para que los visitantes puedan dar un vistazo a la pared de la cueva.

Aún no se sabe lo que el equipo encontrará detrás de la siguiente capa de mármol, pero el hecho de que hayan encontrado estas capas ocultas es realmente emocionante.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente