“Una brutal y terrorífica batalla”.

Así describe el periodista de la BBC Ian Panell al ingreso de las tropas iraquíes a la ciudad de Mosul, ocupada por el grupo extremista Estado Islámico (EI),

” A las fuerzas iraquíes les tomó casi dos años y medio llegar hasta aquí, y el autodenominado Estado Islámico los estaba esperando “, relata el periodista que acompaña a los soldados iraquíes en su intento de retomar de Mosul, el principal bastión en Irak del EI, que conquistó la localidad en junio de 2014

Este martes, las tropas lograron llegar hasta las afueras de la ciudad ubicada en el norte del país después de combatir durante todo el día.

Una vez en Mosul, las fuerzas de élite lograron tomar el antiguo edificio de la televisión estatal después de horas de fuego cruzado con los yihadistas.

Pannel añadió que la “feroz resistencia” de los militantes de EI incluye ataques con misiles, morteros y ametralladoras, además de francotiradores ubicados en lugares estratégicos de la ciudad.

El combate

Uno de los momentos más peligrosos del combate fue cuando las tropas iraquíes tomaron el edificio de televisión rodeados de francotiradores del grupo extremista.

Las tropas iraquíes responden a los ataques de Estado Islámico con artillería pesada.

En un intento de frenar el avance iraquí, los militantes yihadistas bloquearon las carreteras principales que llevan a Mosul con muros de concreto y bombas enterradas a lo largo del camino.

Se estima que la ruptura de los límites de la ciudad es la antesala de los combates más cruentos porque los yihadistas están bien apostados en puntos estratégicos de la urbe .

La ofensiva contra EI en Mosul comenzó el 17 de octubre con tropas avanzando hacia el centro de la ciudad por los frentes este, norte y sur.

La batalla en cifras

Cerca de 50.000 efectivos de las fuerzas de seguridad iraquíes, combatientes kurdos, miembros de las tribus sunitas y milicianos chiitas están involucrados en la campaña para expulsar a los militantes de EI de su último gran bastión urbano en Irak.

Mosul es el último gran bastión de Estado Islámico en Irak.

EI conquistó Mosul en junio de 2014, cuando también autoproclamó un califato en los territorios bajo su control de Irak y de la vecina Siria.

Como Mosul está cercado, funcionarios de la ONU han expresado su preocupación por la seguridad de los 1,5 millones de civiles que se estima que viven allí .

La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos dijo el martes que había recibido nuevos informes de asesinatos masivos y reubicaciones forzadas llevadas a cabo por la EI.

Según un informe publicado por la Oficina de Naciones Unidas de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA, por sus siglas en inglés), los combates por recuperar Mosul han causado casi 18.000 desplazados que necesitan ayuda humanitaria.