El Ministerio de Exteriores de Italia ha convocado al embajador austriaco en territorio italiano, Rene Pollitzer, después de que Austria haya decidido reinstaurar controles fronterizos entre ambos países.

Esta medida es consecuencia de que Viena anunciara que está dispuesta a desplegar tropas y vehículos blindados en el paso fronterizo alpino de Brennero debido al creciente flujo de migrantes.

Tenemos que prepararnos para la expansión de la migración en Italia y, supongo que muy rápidamente, habrá que activar los controles y solicitar asistencia”, aseguró el ministro de Defensa de Austria, Hans Peter Doskozil, al diario ‘Krone’.

Ese político se refiere al despliegue de 750 soldados y cuatro vehículos blindados en la frontera entre los dos países europeos, que “no son carros de combate” y ya fueron utilizados durante la crisis de los refugiados en la frontera con Eslovenia en 2015.

Doskozil, que describió la medida como “indispensable si el flujo no disminuye”, advirtió que las fuerzas pueden estar en pleno funcionamiento en 72 horas. Por su parte, el ministro de Exteriores de Austria, Sebastian Kurz, señaló que Viena está dispuesta a “proteger” la frontera con Italia “si es necesario”.

El último informe de la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) estimó que el número de inmigrantes y refugiados que llegaron a Italia por mar este año alcanza 85.000. El director de la rama europea de ese organismo, Vincent Cochetel, estima que la situación “no es sostenible” debido a que “necesitamos que otros países se unan a Italia y compartan esa responsabilidad”.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente