James Rodríguez y Miguel Borja fueron incluidos en la lista de los mejores 100 futbolistas de 2016 de The Guardian. El volante Real Madrid se mantuvo en el ranking este año, pero descendió muchos puestos, mientras que el delantero de Nacional entró al listado y hasta el momento es el único de un equipo sudamericano.

James salió del top 20

En el 2015 James se ubicó en el puesto 19 de la lista de los 100, sin embargo para este año bajó a la posición 87, siendo “uno de los jugadores de mayor caída, entre aquellos que han mantenido un lugar en el Top 100 este año”, según escribió el medio inglés en su publicación.

“Ha sido un año de ajustes para el colombiano, que vivió los 120 minutos de la victoria del Real Madrid, en Champions League, desde el banquillo y desde entonces ha luchado para recuperar la confianza de Zinedine Zidane”, publicó The Guardian.

“Sigue siendo un jugador de brillante alcance y visión, pero puede pasar a ocupar un lugar más importante el próximo año y París Saint-Germain, que tiene una vacante para una estrella, ha estado entre los vinculados”.

Miguel Borja, revelación en 2016

Hasta el momento el diario británico solo ha revelado 60 nombres de los 100 futbolistas y Borja es el único de algún equipo sudamericano. El delantero está en el puesto 83 y según The Guardian podría “volver a recibir un llamado de Europa pronto”.

Del ex Cortuluá destacan como inicio el año siendo un jugador que estaba desaparecido, luego de un paso por el fútbol europeo sin muchos éxitos. Pero luego de su actuación en el primer semestre de la Liga Águila, donde anotó 19 goles en 21 partidos, Borja fue contratado por Nacional para las semifinales de la Copa Libertadores, allí anotó dos dobletes y fue campeón.

Bacca por fuera de la lista
Faltando 40 jugadores para terminar la lista definitiva Carlos Bacca no aparece en el ranking, donde en 2015 ocupó el puesto 65, tras lo hecho con Sevilla en la Europa League y su inicio de temporada con AC Milan.

En este momento el periódico inglés lo describió como un delantero “energético, directo y una amenaza para los defensores”.