La presidenta ‘de facto’ de Bolivia promulga la ‘Ley de Régimen excepcional y transitorio para la realización de Elecciones Generales’.

«Queridos compatriotas: nadie se rinde, nadie se cansa; estoy muy orgullosa de esta ley», dijo tras firmar la normativa, y anunció el inicio de un «tiempo de reconciliación».
La ley tiene 12 artículos y prohibe a Evo Morales y a Álvaro García ser candidatos en los nuevos comicios. Asimismo, establece un plazo máximo de 120 días para los comicios, una vez que sea aprobado el calendario por parte del Tribunal Supremo Electoral, cuyos miembros serán elegidos por la Asamblea Legislativa Plurinacional (parlamento).

Evo Morales, exdirigente aymara de los sindicatos cocaleros, renunció el 10 de noviembre a la presidencia en medio de violentas protestas y tras la petición expresa por parte de la Policía y las Fuerzas Armadas luego de un informe de la OEA que muestra irregularidades en la elección del 20 de octubre.

Tras la partida de Morales hacia el exilio en México, que le otorgó asilo, la senadora Áñez se autoproclamó presidenta sin pasar por los procedimientos legislativos previstos en unas sesiones del parlamento que no tenían el quórum requerido.

La investidura de facto de Áñez fue avalada por el Tribunal Constitucional.