Una investigación realizada por Reuters ha revelado que la compañía estadounidense Johnson & Johnson (J&J) dedicada a la venta de productos de bebés y farmacéuticos, entre otros, supo durante décadas que sus polvos de talco contenían una sustancia cancerígena.

La agencia británica analizó una serie de documentos, así como declaraciones y testimonios de juicios que muestran que, desde el año 1971 hasta principios de la pasada década, tanto los ejecutivos como los científicos, médicos y abogados de esta empresa estadounidense sabían que este producto que elaboraban dio positivo en pequeñas cantidades de amianto.

Según Reuters, “en Johnson & Johnson conocían el problema y trataron de influir en los planes de los reguladores a la hora de limitar este mineral insalubre en productos cosméticos, así como en los intentos de investigar el impacto de la misma en la salud humana”. Además, el documento explica que no revelaron dicha información a las autoridades ni al público, tal y como se estipula en la Ley.

Luego de salir a la luz esta información, las acciones de Johnson & Johnson cayeron un 10% en la Bolsa de valores de Nueva York en menos de veinticuatro horas, lo que representa su mayor caída en una sola jornada desde julio del año 2002. Ahora la compañía norteamericana se enfrenta a una ola de demandas que alegan que el uso de sus polvos de talco para bebé les provocó distintos tipos de cáncer y enfermedades.

El pasado mes de julio un jurado de St. Louis (Missouri, EE.UU.) obligó a esta firma a pagar una indemnización de 550 millones de dólares a 22 mujeres que afirman haber contraído cáncer de ovario por usar sus productos de talco, aunque la empresa dirigida por Alex Gorsky dijo que apelaría esta decisión judicial.