Juegos Supérate Intercolegiados

¿Un fortín político o un programa exitoso?

262
juegos superate

Como en la mayoría de las acciones y programas políticos en Colombia, los juegos supérate intercolegiados están permeados por la corrupción, cáncer que está acabando desde hace muchísimos años con nuestro país.

Desde la base hasta la más alta esfera organizacional estos juegos son dirigidos por improvisadores e inmediatistas profesionales, muchos de los cuales han hecho carrera administrativa en un espacio donde la ignorancia es el denominador común, lo que ha traído como consecuencia actuaciones arbitrarias e imbéciles por partes de estos y como consecuencia detrimento del patrimonio público y retraso en el desarrollo del deporte. Con el justo paro del magisterio Colombiano, muchos de estos imbéciles inútiles que dirigen los entes territoriales de deporte, expresaron en el más alto nivel su incapacidad, no por ignorantes, sino por habito y costumbre.

Casos como el de Ciénaga, Magdalena, donde le coartaron la posibilidad a la mayoría de los estudiantes inscritos en plataforma, de la mayoría de las instituciones educativas públicas, muy a pesar de haberse superado con creces el promedio de inscritos, o el caso del Cesar, donde se realizó primero la fase departamental sin considerar que en Valledupar se estaba realizando la fase municipal, solo para citar dos ejemplos, es la prueba fehaciente del desorden y de la corrupción.

Ante estos hechos casi que cotidianos y comunes, sobresale la pasividad de nuestro gremio de educadores físicos, destacándose las posiciones individualistas y “oportunistas” creyendo que al participar lograremos demostrar sobre los demás colegas lo superior que somos como profesionales, actitud esta que solo permite mantener el estado mediocre de la cosa pública y patrocinar a los corruptos del momento.

Como dice el dicho de los carpinteros, “no hay peor cuña que la del mismo palo”, en los casos en que a un ente deportivo departamental o municipal logra llegar un profesional de la educación física, la recreación o el deporte y este se permea con la corruptela de turno, hace más daño que beneficio, puesto que conociendo las necesidades sociales y teniendo los conocimientos administrativo, técnico y científico para desarrollar un trabajo ético y profesional, opta por entregar el balón a un enviciado pero para beneficio propio y de los titiriteros de turno.

De otra parte está la figura llamada ONG que se ha constituido en una afrenta social, cambiándose la contratación con personas naturales, las cuales tienen limitación en el tope económico a diferencia de la primera que en nombre de la buena fe, se puede licitar y contratar sin límites económicos, al más alto grado de corruptela. Sin pretender hacer señalamientos, tampoco se exceptúan los seudos sindicatos oportunistas y comerciantes de la conciencia del sector, donde sus dirigentes sentados en una oficina y degustando un café, maquinan

componendas que les permitan tomar una tajada del pastel o recoger migajas bajo la mesa, para luego festejar su logro, con un whisky de contrabando, y hay de aquellos que osen o intenten intervenir en sus cochadas porque serán perseguidos y tratados como lo peor del gremio. Por esta situación son muchas las situaciones donde en aras del cumplimiento de un cronograma sugerido sin considerar los recursos oportunos, se realizan inmisericordemente los juegos en cada una de sus fases.

El trato a los niños y jóvenes

El trato a los niños y jóvenes en inhumano porque participan en el programa sin considerar los tiempos de descanso entre juegos, que son necesario para la recuperación física. Dobletean la programación, entregando alimentación de baja calidad y en condiciones peligrosas, alojan a los niños y jóvenes en sitios de mala muerte que perturban cualquier intención de descanso, sin condiciones de seguridad y en sitios de tolerancia que atentan contra toda razón de protección de la niñez.

Los desplazamientos

Los desplazamientos se hacen en condiciones peligrosas por el uso de transportes improvisados y en condiciones mecánicas deficientes, arbitrajes amañados y localistas que no generan las garantías de competencia necesario para desarrollar una competencia leal y en igualdad de condiciones, uniformes de mediocre calidad y en muchos casos incompletos, implementación precaria sin las condiciones técnicas mínimas, entre otras muchas falencia, todo ello en aras de cumplir con unos requisitos que permitan contratar con un operador (ONG), al más elevado costo y considerando los más altos niveles de calidad que permitan justificar un monto elevado y por ende una tajada significativa del pastel al exprimir el presupuesto, el cual durante la preparación del evento nunca tiene capacidad y que unas horas antes o después y como por arte de magia aparece el dinero de donde no lo había.

Con esta columna conmino a todas las fuerzas vivas y dolientes de la educación física, la recreación y el deporte que hagamos un alto reflexivo en el camino para sentarnos con los organismos estatales tales como: Presidencia de la República, Ministerio de Educación y Coldeportes con el objeto de construir un modelo organizacional que permita mejorar las condiciones generales de este noble programa el cual vale la pena fortalecer en pro de la niñez y juventud colombiana merecedora de una paz duradera y auto sostenible.

Por: Lic. Esp. José V. Franco Bandera


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente