La actriz Tricia McCauley muere estrangulada

394

Un asesinato ha vuelto a conmocionar a Washington, la capital norteamericana, acostumbrada en los años 90 y la primera década del siglo XXI a un nivel de violencia insólito en otras naciones civilizadas, pero que parecía haber dejado atrás aquella fatal senda. La actriz, doble de cuerpo de actrices e instructora de yoga Tricia McCauley ha sido estrangulada y abandonada en el maletero de su propio coche.

En Washington no suele haber muchos actores, más dados al clima templado y las oportunidades laborales de Los Ángeles. Quienes acaban en esa capital del poder y el periodismo, suelen hacerlo porque prueban suerte en otras envergaduras.

Así llegó Tricia McCauley a Washington, como instructora de yoga, un trabajo común en los muchos gimnasios de la zona metropolitana, donde el yoga se imparte como el ciclismo de sala o el aerobic. Antes había actuado en cortos y como doble de cuerpo en películas taquilleras como Step Up.

Tricia McCauley desapareció el 25 de diciembre, día de Navidad. No se presentó a la cena de unos amigos. Al día siguiente nadie pudo localizarla. El 27 perdió un vuelo para ver a su familia.

Un paseante de perros que tenía amigos en común con ella en Facebook vio su coche, un Toyota Scion blanco, y avisó a la policía. Las llaves la tenía Adrian Duane Johnson, de 29 años. en el maletero estaba el cuerpo de la actriz, de 46 años. La policía, citada por los medios locales, cree que llevaba muerta al menos 24 horas. Johnson fue detenido y ha pasado a disposición judicial.

El detenido como presunto autor del asesinato de Tricia McCauley había robado una farmacia y, supuestamente, había intentado robar el coche a la intérprete, según esos mismos medios locales.

En 2011 el asesinato en un suburbio de Washington de una empleada de una tienda de ropa de yoga conmocionó a la capital. Su compañera de trabajo denunció que unos asaltantes la habían agredido sexualmente tras matar a la otra empleada. Luego, la policía descubrió que ella era la autora del crimen, y que había inventado una coartada para ser exonerada.

Probablemente el asesinato más célebre de Washington en tiempos recientes es el de Chandra Levy, una de tantas becarias que cada año hacen prácticas para el Gobierno norteamericano que apareció muerta en un parque muy concurrido por los amantes del deporte. Tras su muerte los medios locales revelaron que había mantenido una relación sentimental con un congresista, a quien las pruebas exonerarían. En 2009 se condenó a un inmigrante sin papeles de El Salvador, Igmar Guadique.