Según diccionario en línea de la Real Academia Española encontramos el siguiente concepto con respecto a: adicción…

Del lat. addictio, -ōnis ‘adjudicación por sentencia’; cf. adicto.

  1. f. Dependencia de sustancias o actividades nocivas para la salud o el equilibrio psíquico.
  2. f. Afición extrema a alguien o algo.

Partiendo de este concepto tomaremos la temática de la adicción y como nos lleva a otros problemas mayores, si no conocemos de las diferentes adicciones. Afectando negativamente estas de manera física, psíquica en la individualidad, grupal y social, muchas veces pueden afectar de manera a un nación entera pues genera enfermos y estos necesitan centros asistenciales.

Hay adicciones a nivel personal como el tabaquismo, alcoholismo, drogas ilegales, personal pero que también puede ser una adicción que lo convierte hasta en un narcotraficante que afecta a una nación, una región, un continente, hasta el mismo universo.

La adicción por ciertos tipos de alimento: la adicción al azúcar, la gaseosa, a los carbohidratos, a la droguería o drogas legales que se otorgan bajo recomendaciones médicas. También encontramos otras adicciones como la anorexia que se refiere a las personas que castigan al estómago eliminando algunos nutrientes del organismo los que son necesarios para el sabio y necesario metabolismo del cuerpo. La alimentación tiene importancia para poder mantener un equilibro entre glóbulos rojos y blancos más las plaquetas que defienden a nuestro cuerpo de los microbios invasores.

Las adicciones pueden tener también un comportamiento nocivo en nuestra personalidad como la adicción a películas violentas o de asesinatos en series, a telenovelas o series de narcotraficantes u otras que sobrepasan la prostitución y a los ojos de los televidentes la legalizan, pues habremos personas que creemos que todo lo que vemos en pantalla es real.

Hay también adicción a la política o corrientes ideológicas que las creemos perfectas y personas que se valen de esta percepción para ganar adeptos y secuestrarlos es cuando vemos surgir enfermizos fanáticos dispuestos a matar por una corriente filosófica e ideológica. Es en este terreno fértil que surgen las dictaduras en menoscabo del equilibrio fundamental de los pensamientos. La adicción al poder y al dinero transforma al individuo en un ambicioso tan enfermo que lo lleva a la esquizofrenia mental, creyéndose el elegido y el ungido de una nación erigiéndose como salvador de un grupo supuestamente desposeídos y condenados al fracaso. Convierten el Estado en un estado botín y descaradamente la mafia invade y corroe todos los poderes sin escaparse el poder judicial, legislativo y electoral, hasta las fuerzas castrenses y las del orden son invadidas por el síndrome de la corrupción, por la adicción al poder.

Es así como vimos surgir a las dictaduras de izquierda en América, las más actuales transformando el antiguo socialismo fracasado en socialismo del siglo XXI. Valiéndose de las herramientas y facultades de la democracia, se confabulan con grupos empresariales y financieros, conculcan el poder y los demás beneficios que la misma democracia supone en una sociedad libre, sin más campo para el desenvolvimiento de una sociedad moderna y prospera.  Dañando así a una nación o región y a sus habitantes.

Por: Msc. Julio García
Escritor y Poeta