El 13 de este mes, como siempre tratando de justificar su actitud a nombre de “su democracia”, Estados Unidos lanzó una nueva agresión contra otro país; en este caso repite ataques contra Siria. En toda la historia de la humanidad, las guerras y agresiones entre países se han dado para las potencias defender sus intereses y las posiciones geopolíticas y en el caso de Siria se repite con trágicas consecuencias para su población, con cerca de medio millón de muertos y cinco millones de refugiados, lo cual de por sí es el arrasamiento a toda una civilización, con sus propias costumbres y formas de vivir. Las grandes potencias se disputan estos territorios por la necesidad de recomponer la tasa interna de retorno de sus empresas y multinacionales, amén de la repartición de los recursos de la nación sometida. De esta manera esas potencias logran solventar ciertas crisis económicas.

El profesor de economía Jay Shambaugh publicó en BBC Mundo del 11 de diciembre de 2017 que en el año 2016 había casi 41 millones de estadounidenses –es decir, el 13% de su población– en la pobreza, de los cuales 13,3 millones eran niños y 4,6 millones, mayores de 65 años. Así mismo, BBC Mundo publicó el 20 de noviembre de 2017 un artículo de Ángel Bermúdez, titulado: “6 indicadores en los que EEUU está al nivel de los países subdesarrollados”, que se refieren a:

  1. Esperanza de vida, que es de 79,2 años, ocupando el puesto 40 del mundo, por detrás de Chile, Costa Rica y Cuba.
  2. Mortalidad infantil: en EEUU es de 5,6, lugar 44 del mundo, superado por Cuba, Bosnia Herzegovina y Croacia y en el penúltimo lugar entre los 35 países con economías avanzadas, solo por delante de Rumanía.
  3. En Mortalidad materna, su tasa es de 26,5, siendo superior a la de Costa Rica (24,3), China (17,7), Vietnam (15,6) o Líbano (15,3).
  4. Tasa de homicidios: registra 4,88 asesinatos por cada 100.000 ciudadanos, puesto 59 del mundo, superior a la del resto de países industrializados y de países como Albania (2,28), Bangladesh (2,51) y Chile (3,59).
  5. Embarazos adolescentes: registra una tasa de 21 nacimientos por cada 1.000 mujeres entre 15 y 19 años de edad, en el puesto 68 en el mundo, en contraste con Japón (4), Alemania (6) o Francia (9), u otros como Túnez (7), Sri Lanka (14) o Serbia (19).
  6. Educación: en el Programa Internacional para Evaluación de Competencias, (PIAAC), entre países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), EEUU ocupó el puesto 21 entre 23; además, tiene 16 millones de personas que no saben leer y según el informe de la universidad de Temple y el centro Wisconsin HOPE Lab, el 36% de los estudiantes universitarios ni comían lo suficiente ni tenían acceso a una vivienda segura.

Esta crisis de EEUU los lleva a buscar soluciones allende de sus fronteras y así podemos entender su agresión militar a: Granada (1983), Panamá (1989), Irak (1991 y 2003), Somalia (1993), Yugoslavia (1995 y 1999), Afganistán (1998 y 2001), Sudán (1998), Pakistán (2002) y Libia (2011), entre otros, siempre con el supuesto de la defensa de la democracia. Mientras las tropas gringas buscan recomponer la tasa de utilidades a sus multinacionales, ¡el pueblo sigue con el sueño americano!

Por: José Arlex Arias Arias
Comunicador Social – Periodista
José Arlex Arias Arias