Ojala con el nuevo alcalde cese la horrible noche y pase a la historia el entramado de corrupción que reina en la administración distrital, no es posible que en seis años Cartagena se haya mantenido como una FRUTA tal dulce que todos las desean, menos los diabéticos; ha tenido con la reciente elección atípica, su alcalde número nueve. Siendo ellos Campo Elías Teherán, Óscar Brieva, Felipe Merlano, Bruce Mac Master, Carlos Otero Gerts, Dionisio Vélez, Manuel Vicente Duque, Sergio Londoño Zurek y ANTONIO QUINTO GUERRA VARELA, que no se ha posesionado y la mala hora de La Heroica, no pasa ya que el procurador presentó ante el CNE, una solicitud de nulidad frente la decisión que dejó en firme primero la candidatura y ahora la elección a la Alcaldía de Cartagena, esto sigue reflejándose en las preocupantes cifras de desempleo, pobreza, transparencia y calidad de vida, de los heroicos.

A pesar que es una de las ciudades mejores planeadas y que alcanzó fama por su constante entusiasmo y desarrollo, las malas administraciones distritales y el monumental abuso de funcionarios y empleados consiguieron detener su modernización a partir del siglo pasado.

La escasa inversión distrital, los problemas financieros, la burocracia que se ha convertido en una pesada e improductiva carga, la falta de talento y visión de los funcionarios son parte de las causas del atraso que hoy lamentan los cartageneros, a esto súmele que Sergio Londoño Zurek, deja la alcaldía descuadernada, el Sindicato de Trabajadores del Distrito, denunció ante los entes de control para que se investiguen: la negligencia, corrupción, inoperancia e ineficiencia de la Administración Distrital en cabeza de Londoño, con los mismos vicios politiqueros de quienes han gobernado en la última década y quienes han desconocido durante estos últimos seis años, la verdadera labor de un alcalde en favor de la ciudad.

Cartagena necesita tener completo lo Inspirado en los postulados esenciales sobre los cuales el electo alcalde plasmo en el proyecto de Gobierno: Vocación de SERVICIO con sentido social; HONESTIDAD en el manejo de los dineros públicos; UNIDAD entre los cartageneros como hermanos que somos; SOLIDARIDAD en la dura lucha por lograr los objetivos; AMOR por nuestra gran familia, que es la Cartagena toda, compromiso que puede realizarse pero requiere el trabajo de todos los funcionarios comprometidos desde sus cargos y funciones, con la premisa indeclinable de trabajar el doble para lograr en año y medio, los objetivos que se propuso el electo alcalde y la forma de lograrlo es cambiar el 95% de sus funcionarios, porque la gran mayoría que están siempre han hecho parte de esa MALDITA corrupción y conocen a la perfección las triquiñuelas para evadir responsabilidades; Cartagena, con este nuevo alcalde necesita de carácter urgente su segundo anillo de circunvalación y concluir las vías para descongestionar el tráfico, requiere combatir la inseguridad, más atención a los necesitados, un mejor alcantarillado y drenaje pluvial. Pero sobre todo, necesita recuperar su orgullo de ciudad moderna y sus sueños que fueron robados, por estos nueves piratas de la modernidad , a esto súmele que el electo alcalde se enfrenta a un concejo semidestruido, con doce de sus miembros detenidos, quedando siete sesionando de los cuales dos o tres serán despojados de su investiduras por estar con las mismas implicaciones de los detenidos; concejales que a pupitrazo limpio han aprobados las iniciativas que van en contravía de la población, como por ejemplo cuando eligieron a la Contralora, aprobaron el presupuesto y el PROYECTO DE ACUERDO 081 “Por medio del cual se autoriza al Alcalde de Cartagena para realizar una operación de crédito público como fuente de financiación al programa de inversiones del Plan de Desarrollo”.

Crédito solicitado por un monto de 250.000 millones de pesos, cuyos recursos al día de hoy nadie responde y precisamente dos concejales se opusieron e hicieron recomendaciones para que esto no se dieran DAVID MUNERA y QUINTO GUERRA, cuando manifestaron que no era el momento propicio y oportuno para que la Corporación estudiara un proyecto como el presentado ya que el país se encontraba en un debate electoral donde se evidencio el interés de diferentes sectores, para robarle a los cartageneros.

La alcaldía una FRUTA no apta para diabéticos

Por: William Hundelhausen Carretero
Presidente Nacional APIC

WILLIAM-Hundelshauseen-Carretero