La amistad es uno de los soportes más importantes que podemos tener en nuestra vida, los amigos son la familia que escogemos y nuestros compañeros de vida. Pero por encima de todo, la amistad es la máxima representación de amor, puesto que la familia se hereda y las relaciones de pareja exigen exclusividad y mientras en todas las otras representaciones de amor, la amistad es incluida en ellas, en la amistad no es necesario ninguna otra forma de amor.

Cuando pasan los años aprendemos a valorar los vínculos que hemos creado con las personas que han sido parte fundamental en nuestra trayectoria de vida como personas, como profesionales, y en nuestro desarrollo humano .De esta manera es como hemos ido gestionando ese vínculo maravilloso de la amistad.

Llegado el momento concluimos que los amigos verdaderos son como diamantes, preciosos pero muy difíciles de encontrar, y los amigos falsos son como piedras comunes se encuentran en todas partes.

En el transcurso del tiempo no me había detenido a pensar en quienes son mis verdaderos amigos, y si por algún motivo veía ciertas actitudes impropias de alguien en particular, para mi concepto eran situaciones intrascendentes y las tomaba con toda la calma que me caracteriza ,comprendiendo las limitaciones de los demás, sin embargo en este tiempo me permito dimensionar lo que significa y tomo en consideración a ciertas personas con quienes he tenido una «amistad » y lo escribo entre comillas, porque para mí concepto , amistad es hermandad, es valorar al otro por encima de cualquier circunstancia y no olvidar lo que representa.

Considero que el convivir en un entorno con los demás , me compromete implícitamente a fomentar valores, a procurar unidad, a poner de manifiesto una personalidad acorde con el grado de cultura que poseo de forma ilimitada, libre de todo concepto errado, libre de credos, raza, etc.

Realmente es lamentable reconocer como el ego se antepone a los valores espirituales que deben prevalecer en todo ser humano, es posible que me impacte mi vida personal, desde una visión más profunda, por el hecho de que procuro siempre dar lo mejor de mí a los demás, y con una sonrisa siento que una parte de mi crece y siempre está expandiéndose en cualquier cosa, en cualquier persona, con el enorme deseo de mejorar su vida, procurando con una palabra que la vida de los demás sea mejor, sólo por el hecho de estar en contacto con mi esencia que siempre está ahí para compartir con cada ser que miro, y por cada ser que genuinamente me inspira.

Valoremos cada detalle, cada evento cotidiano, cada circunstancia por simple o complicada que sea. Valoremos a las personas, al ser humano no por sus riquezas, rangos o títulos que posea, sino a ese Ser que es tu amigo, y que al igual que tú, también tiene mucho para dar.

La amistad es la esencia de la espiritualidad porque es la expresión de amar al prójimo como a sí mismo. Ser un verdadero amigo significa creer en otra persona, estar a su lado en las buenas y en las malas, y amarla sin condiciones. Se ha dicho que, si tenemos un verdadero amigo en nuestra vida, entonces somos realmente bendecidos; pero creo que la bendición más grande de todas, es ser un verdadero amigo para alguien más.

Por: Lucy Angélica García Chica
Escritora y Poeta