La Barbie ucraniana presenta a sus padres en Instagram

240

Valeria Lukyanova y su madreValeria Lukyanova es la joven ucraniana que de la noche a la mañana se hizo popular por su gran parecido con Barbie. Su obsesión por convertirse en la encarnación humana de la icónica muñeca le ha llevado a invertir varios millones de euros en retoques e intervenciones de cirugía estética. 

Pero esta joven, que cada mañana dedica entre tres y cuatro horas a maquillarse ante el espejo para parecerse todavía más a la figura de plástico, no es la única de su familia que tiene esta ofuscación, ya que su madre y su padre también se han servido del bisturí para conseguir parecerse a Barbie y a su novio ken.

La Barbie humana ha decidido presentar a su familia en Instagram y la sorpresa ha sido que sus progenitores  han sido los precursores de que Valeria se haya convertido en un auténtico clon de la de la figura ideada por Mattel. Ellos, que han hecho todo lo posible para parecerse a la famosa pareja de muñecos, se han convertido en adeptos al movimiento ‘living dolls’ (muñecas vivientes), como han bautizado los medios a este fenómeno.

Según ha contado la Barbie ucraniana,  su abuela fue la que dejó esta herencia tanto a su hija como a su nieta, ya que desde niñas les inculcó el amor a la muñeca y la obcecación de ser igual a ella. “Nos daba consejos de todo tipo: Nos decía como teniamos que vestirnos, peinarnos y maquillarnos”, recuerda.

Para no decepcionar a sus más de 300.000 seguidores en las redes sociales, Lukianova se ha operado los senos, el rostro y la cintura. Sin embargo, ella solamente reconoce haberse retocado el pecho. “El resto son los genes que he heredado de mis padres y un duro trabajo diario. Los que dicen que soy fruto de la cirugía estética, lo hacen porque les doy envidia”, ha afirmado la chica que reside en la ciudad de Odesa en Ucrania (a las orillas del mar Negro).

Pero Valeria Lukyanova provoca reacciones muy contrarias en internet. Algunos la consideran una persona retorcida y mentalmente inestable que vive en un mundo imaginario. Otros dicen que merece compasión. Pero también hay miles de niñas que sueñan con parecerse a Barbie y la consideran en todo un ejemplo a seguir.

Muñeca de carne y hueso

A diferencia de su prototipo de plástico, Lukianova, de 27 años, está casada. Su marido, Dimitri, es un empresario de la construcción y en varias ocasiones ha asegurado que está “feliz y encantado” de tener una muñeca de carne y hueso en casa..

Para mantener las extremas medidas de Barbie, la joven es vegetariana y desde hace tiempo y solo se alimenta con productos líquidos. Así, dice, ha conseguido una cintura de  48 centímetros y un peso de 42 kilos.

En una entrevista reciente a ‘People’, la Barbie humana ha confesado que el principal objetivo de su vida “es clonarse con la muñeca rubia de medidas perfectas”, pero que también le entusiasma viajar, practica alpinismo y realizar sesiones espirituales inspiradas en el  hinduismo.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente