La Capilla Palatina, situada en Palermo, es una de los obras de arte más impresionantes y complejas del arte en Italia.

Se trata de la capilla de la Familia Real de los reyes normandos de Sicilia, y está ubicada bajo el Palacio Real, junto a la Piazza Indipendenza. Fue construida para sustituir a la anterior capilla, la cual data de principios del siglo XI, y erigida en estilo bizantino, además de contar con una finísima decoración.

Encargada por Roger II, la capilla fue oficialmente fundada en 1132 y consagrada una década más tarde, pese a ello, la decoración de sus muros y techo aun tardaron cerca de 30 años más en terminarse, con la ayuda de artesanos y maestros de la región.

Debido a que su construcción y decoración se realizó a lo largo de distintas etapas, el conjunto posee un aire de heterogeneidad, siendo en ocasiones difícil de distinguir si cada obra fue realizada en sus comienzos o años posteriores. Lo que si se puede asegurar es que la Capilla Palatina es un monumento realmente hermoso, complejo y digno de ser visitado.

Quizá sea la cúpula la que más llama nuestra atención, realizada por artesanos griegos, su refinamiento y cuidado del detalle son algo magnífico, desde sus sutiles cambios de tono hasta los dorados adornos que tanto abundan.

Uno de los más destacados ejemplos es la imagen del gran teólogo del siglo V San Crisóstomo, una elaborada representación llena de sutileza y belleza, que además sirve para hacernos una idea (al compararlo con otros retratos anteriores) de la transformación vivida por la pintura bizantina.

Información práctica

  • Dirección:Piazza Indipendenza, Palermo, Sicilia
  • Horarios: de Lunes a Sábado entre las 8:45 y las 17:45 horas, Domingos y festivos entre las 8:15 y las 13:00 horas. En caso de celebrarse oficios, permanecerá cerrada entre las 9:45 y las 11:00 horas.