La Colosa, Electricaribe, las multinacionales y la confianza inversionista

397

El 26 del pasado mes de marzo, los habitantes del municipio tolimense de Cajamarca, legalmente convocados en consulta popular organizada por la Registraduría, con un triunfo del 97,92% de los votos por el NO, es decir, 6.165 sufragios y por el SÍ, de apenas 76 votos, un 1,21%, rechazó con contundencia el megaproyecto de oro La Colosa, de la multinacional AngloGold Ashanti, que lo ha cuantificado en cerca de 700 millones de dólares –unos 21 billones de pesos–. La multinacional asegura que el resultado tendrá mínimos efectos, pues Carlos Hernando Enciso, su gerente corporativo, aclaró a Portafolio que “los efectos de la consulta son a futuro y no retroactivos, porque el Consejo de Estado, en diciembre pasado, adujo que deben respetarse los derechos adquiridos de las empresas que han venido desarrollando actividades con sus permisos”. El ministro de Minas, Germán Arce, explicó en RCN radio que “esta decisión no tiene la capacidad de afectar un procedimiento que todavía no se ha adelantado; aún sigue un camino jurídico”. Indicó que “este tipo de decisiones no son retroactivas” y agregó que “será la autoridad ambiental la llamada a determinar si el proyecto es viable”. O sea, todo va en camino de hacerle “conejo”, no solo a los habitantes de Cajamarca sino a los colombianos, pues se ponen en la balanza derechos fundamentales de la población contra el oro de las multinacionales.

Marcha popular contra La Colosa, Cajamarca, Tolima

Con el cuento de la generación de empleo y de que el Estado es muy mal administrador y corrupto, los gobiernos neoliberales de Gaviria, Samper, Pastrana, Uribe y Santos consolidaron la política de la confianza inversionista, que no es otra cosa que una serie de gabelas –en materia de concesiones de subsuelos, suelos, infraestructura, servicios públicos, crédito, mano de obra barata y exoneración de impuestos, entre muchos otros aspectos– mediante las cuales se le aseguró a potentados y multinacionales unas “billonarias” utilidades a costillas de la riqueza y la explotación del pueblo colombiano y de sus recursos naturales y humanos. Es mediante esta concepción que podemos comprender el inmenso daño y el saqueo que se le está ocasionando al país. Por eso no es de extrañar que se prepare la argumentación para desconocer la voluntad popular de los colombianos, ejercida por los “cajamarcunos”

Para la muestra, muchos botones: como lo que nos pasa a los “caribeños” con la multinacional Gas Natural Fenosa, que nos explotó, con pésimo servicio y caras tarifas de Electricaribe; hoy le quedamos debiendo y el gobierno terminará devolviéndole la empresa saneada o dándole otra “billonaria” indemnización. Así mismo, otras multinacionales preparan demandas, con base en esa confianza inversionista y los TLC, exigiendo exorbitantes sumas; es el caso de la industria farmacéutica, a través del gremio estadounidense Pharma, las empresas mineras Eco Oro, Gran Colombia Gold, Cosigo Resources y Tobie Mining and Energy, y la empresa de telecomunicaciones América Móvil, de propiedad de Carlos Slim, dueño de Claro. Y ahora se agrega la de Electricaribe. ¡Así es el Libre Comercio!

Por: JOSÉ ARLEX ARIAS ARIAS
Comunicador Social – Periodista