La comisión del Senado aprueba el impeachment de Dilma Rousseff

273

La comisión del Senado responsable del juicio político contra la presidenta suspendida de Brasil, Dilma Rousseff, aprobó este jueves un informe que la acusa de “atentar contra la Constitución” y recomienda avanzar hacia su impeachment. El informe fue elaborado por el instructor del caso, Antonio Anastasia, y respaldado por 14 votos, frente a sólo cinco en contra y la abstención del presidente de la comisión, Raimundo Lira, quien no se pronunció pues sólo puede hacerlo en caso de empate.

Los partidarios de Rousseff, en franca minoría en la comisión formada por 21 senadores, insistieron durante el proceso que es “ilegal” y constituye un “golpe”, e intentaron descalificar el informe del instructor, Antonio Anastasia, que acusa a la mandataria de haber “atentado contra la Constitución”.

El proceso

La mandataria responde por graves irregularidades en el manejo de los presupuestos, por contratar créditos para el Gobierno con la banca publica y emitir decretos que alteraban los gastos sin la debida venia del Congreso, todo lo cual está vetado por las leyes brasileñas.

El informe será leído en el pleno del Senado este viernes, cuando todo el país y buena parte del mundo estarán pendientes de la inauguración de los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro. Luego, el próximo martes será votado en el pleno del Senado y bastará una mayoría simple de 41 votos entre 81 posibles para que avance hasta la fase definitiva del proceso.

Si así fuera, el presidente del Tribunal Supremo, Ricardo Lewandowski, convocará nuevamente al pleno del Senado para decidir la suerte definitiva de la gobernante, suspendida de sus funciones desde el pasado 12 de mayo y sustituida desde esa fecha por su hasta entonces vicepresidente, Michel Temer. En esa última sesión, que se celebrará a fines de este mes y se calcula que puede durar hasta cinco días, la destitución de Rousseff dependerá de que sea aprobada por una mayoría calificada de dos tercios (54 votos) del pleno, de los cuales los partidarios de la continuidad de Temer aseguran que ya tienen garantizados unos 60.

En caso de que sea declarada culpable, Temer completará el mandato que vence el 1 de enero de 2019. Sin embargo, si fuera absuelta, Rousseff recuperará el cargo y Temer, a quien los partidarios de la mandataria tildan abiertamente de “golpista”, debería volver a ocupar la vicepresidencia, a la cual se conjetura que renunciaría de inmediato si así fuera.

Rousseff, la Cenicienta de los juegos

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, actualmente suspendida de sus funciones, aseguró que se siente “la Cenicienta” de los Juegos Olímpicos que arrancan el viernes en Río de Janeiro por haber sido invitada a la apertura y no poder presidir la ceremonia. “Imagina que vas a dar una fiesta, trabajas durante varios años para la fiesta, montas las condiciones, colocas la iluminación, llamas a la prensa… Y el día de la fiesta alguien llega, toma tu lugar y se apropia de la fiesta”, expresó en una entrevista publicada este miércoles en El Mundo. “En esta historia de los Juegos, yo soy la Cenicienta, la invitan a la fiesta pero se tiene que ir antes, vive en las cenizas”, añadió.

La mandataria confía en que los Juegos de Río, los primeros en Sudamérica, den “una visibilidad mayor a los movimientos” a su favor, en pleno proceso de destitución (impeachment). Si es absuelta, regresará a sus funciones, que actualmente asume Michel Temer.

Rousseff lo acusó de conspirar contra ella. “No solo le considero un traidor, sino también un usurpador. Conspiró para el golpe. Se alineó con el ex presidente de la Cámara (Eduardo Cunha) en un proceso de impeachment que fue conducido de forma poco ética conmigo y con la población”, aseguró.

Tras la reciente imputación de su predecesor, Inacio Lula da Silva, Rousseff lo defendió como “un hombre íntegro y correcto que ha sido blanco de una persecución”. “No creo que Lula vaya a ir preso. Si es detenido, habrá una gran conmoción en el país”, expresó. La mandataria volvió a defenderse ante quienes le acusan de estar al corriente de la presunta trama corrupta que salpicó al ex presidente brasileño. “Ya le dieron la vuelta a mi vida de lado a lado y del revés y no hay nada que me relacione con actos de corrupción”, zanjó.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente