Cargando...

La Declaración MedFish4Ever realizada en Malta es un ejemplo práctico de la exitosa política de vecindad de la UE, puesto que establece un programa de trabajo detallado para los próximos 10 años, basado en objetivos ambiciosos pero realistas. La Declaración fue firmada por los representantes ministeriales de 8 Estados miembros (España, Francia, Italia, Malta, Eslovenia, Croacia, Grecia, Chipre) y 7 países invitados (Marruecos, Argelia, Túnez, Egipto, Turquía, Albania, Montenegro) y es el resultado de un proceso liderado por la CE que comenzó en Catania, Sicilia en febrero de 2016.

Se ha tomado en cuenta que el Mar Mediterráneo es una única cuenca marítima caracterizada por su larga costa y por un sector pesquero que da empleo a más de 300 000 personas. El 80% de su flota pertenece a pescadores artesanales (con buques de menos de 10 metros de longitud) que pescan una cuarta parte de las capturas totales.

Estos puestos de trabajo están en peligro, ya que las reservas de peces se están reduciendo: alrededor del 90% de las poblaciones evaluadas están sobreexplotadas. La seguridad alimentaria, los medios de subsistencia y la estabilidad y la salud del Medio Ambiente están amenazados.

El Comisario Karmenu Vella, responsable de Medio Ambiente, Pesca y Asuntos Marítimos destacó que, al firmar esta declaración se estaba haciendo historia y que de esa forma quedaba clara la voluntad política de la UE de llevar a cabo una acción tangible para proteger al Mediterráneo.

La idea es aportar ayudas a las pesquerías y otras actividades que tienen un impacto sobre los recursos pesqueros, sobre la economía azul, sobre la inclusión social y sobre la sostenibilidad entre las costas norte y sur.

Compromisos de los signatarios

Asegurarse que para el 2020 que todas las poblaciones clave del Mediterráneo estén sujetas a una adecuada recopilación de datos y que sean evaluadas científicamente de forma periódica. En particular, los pescadores en pequeña escala deben adquirir un papel más importante en este ámbito, para reforzar los conocimientos científicos.

Establecer planes de gestión plurianuales para todas las pesquerías clave. Por su parte, la Comisión ya ha iniciado este proceso con su propuesta de un plan plurianual de pesca sostenible para las pequeñas poblaciones pelágicas del Adriático.

Eliminar la pesca ilegal para 2020, garantizando que todos los Estados cuenten con el marco legal y las capacidades humanas y técnicas necesarias para cumplir con sus responsabilidades de control e inspección.

La Comisión General de Pesca para el Mediterráneo (CGPM) dirigirá el desarrollo de sistemas nacionales de control y sanción. Apoyar la pesca y la acuicultura sostenibles a pequeña escala mediante la racionalización de los planes de financiación de proyectos locales, como la mejora de la flota con técnicas y artes de pesca de bajo impacto, la inclusión social y la contribución de los pescadores a la protección del Medio Ambiente.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente