La NASA se hizo presente en el evento para revelar que la impresión de viviendas 3D en el espacio será una realidad y que las primeras versiones se verán inicialmente en la luna. La entidad afirmó en la Reunión del Concreto 2018 que espera que para el 2028 se tengan los primeros hábitats en el espacio.

“La impresión 3D está creciendo exponencialmente y una de las aplicaciones es la construcción de casas. La intención de la NASA es imprimir un hábitat en la luna en un futuro cercano. A través de inteligencia artificial, en la que robots construirán este tipo de edificaciones, pasaremos al siguiente nivel de desarrollo de la construcción”, explicó Tony Kim, Director Adjunto del Programa Centennial Challenge de la NASA.

Con este proyecto pionero se busca construir viviendas para la investigación espacial en la luna y el planeta rojo, que funcionarían como módulos residenciales. Este es un método que está evolucionando la industria de los prefabricados y la construcción y que presenta desafíos para crear soluciones de vivienda sostenible para la tierra y el espacio exterior.

Por su parte David Lange, Presidente del American Concrete Institute – ACI, añadió que “realmente estamos hablando del futuro de la construcción cuando hablamos de impresión 3D en concreto. Es un método más rápido y más eficiente con el que se pueden edificar estructuras y con la demanda creciente, es posible que sea accesible a bajo costo en un futuro cercano”.

Además, destacó que “Colombia es una de las economías emergentes con más proyección en Latinoamérica, es un país que está tratando de mejorar rápidamente su infraestructura y la calidad de la construcción, haciendo grandes esfuerzos por mantener su crecimiento económico”, agregó Lange.

En ese sentido, el país no se queda atrás con esta tecnología, la primera impresora 3D de gran formato de concreto ya se encuentra aquí, materializando la cuarta revolución industrial en la Construcción en Colombia.

“Nos sentimos orgullosos de que en nuestro país, ya estemos implementando estas nuevas tecnologías. La impresión 3D disminuye la emisión de residuos de construcción, se convierte en una alternativa para viviendas de bajo costo. Así como la oportunidad de la rápida construcción de albergues en caso de catástrofes naturales. Es versátil y permite fabricar elementos que no se pueden lograr mediante técnicas tradicionales. Con la impresión 3D, podemos imprimir lo que la creatividad y la imaginación nos permita”, explicó Federico Saldarriaga Ángel de Conconcreto y Carolina Cárdenas Ramírez de Corona.

Las estructuras súper altas son tendencia en el mundo.

Por otra parte, Roberto Stark, miembro del consejo directivo del ACI International, experto en el diseño de las estructuras más altas del mundo, analizó las consideraciones a tener en cuenta en el diseño edificios súper altos como la Torre KOI, el rascacielos con más altura de México, un país con alta simicidad, un ejemplo de la innovación y el desarrollo de la infraestructura.

Este edificio alcanza los 276 m de altura y su diseño, cuenta a nivel integral con la más alta tecnología de software (Building Information Modeling, BIM), diseño de instalaciones, estructuras pruebas de esfuerzo o de viento. Sus conceptos implementados en la iluminación y ventilación natural lo hacen sobresaliente en el ahorro de consumo eléctrico y de aire acondicionado.

“Todos los edificios súper altos del mundo se están realizando con concreto, el diseño sísmico ya no es el factor más importante, en edificios de más de 300 metros de altura el efecto dinámico del viento juega un rol muy importante en la forma y tipo de estructura a realizar. Construir edificios súper altos con acero generan un costo adicional y hoy en día hay que tener mucha mas rigurosidad en los efectos producidos a larga duración. Entre más simplicidad tengamos en la obra, más rápido podremos avanzar”, puntualizó Stark.