En una región donde se desechan más de nueve millones de cauchos al año, María Ruffati, decidió sacarle provecho.

Su apodo, “Uca”, también da nombre a la marca de carteras y billeteras que creó a partir de los neumáticos reciclados en un pequeño taller de El Salvador.

Según contó la misma Ruffati, hace siete años decidió emprender su propio negocio de diseño fabricadas a partir de neumáticos usados en Santa Ana.

“Alguien me dijo que el rubro de los reciclados estaba como olvidado, que tomáramos eso. Con mi esposo, veníamos de El Salvador pensando qué podíamos hacer y decidimos pasar por una llantera”, explicó.

llantas recicladas

Ese día se llevaron los neumáticos viejos de la cauchera, los lavaron y comenzaron a diseñar patrones sobre el material de desecho -que tarda unos 500 años en empezar a descomponerse-.

“Empezamos a trabajar y aquí la gente decía ‘qué linda la idea’, pero no las compraban”, confiesa la diseñadora.

Sin embargo, fue fuera de El Salvador gustó el producto y eso los mantuvo en el mercado, especialmente con clientes en Estados Unidos.

“Hasta ahora es que empieza a gustar -dentro del país centroamericano-”, admitió Uca, que no solo utiliza neumáticos, sino también sacos de café, añil y fibras autóctonas como el petate.