El aprendizaje de un segundo idioma se ha caracterizado por ser una tarea pendiente por hacer de los colombianos. Algunas personas aplazan este objetivo o sueño al considerar que, si no lo aprendieron a temprana edad, puede ser más difícil en edad adulta, sumado a las múltiples ocupaciones diarias.

Pese a esto, se ha demostrado que los procesos de aprendizaje se producen a lo largo de la vida. Un estudio de la Universidad de Valencia (España) señala que las personas que deciden emprender un nuevo estudio lo hacen para superar las metas y objetivos que se ponen a sí mismos, crecer e incorporar cambios positivos en sus vidas y elevar su autoestima.

“Con la adultez llegan otros compromisos como trabajos de tiempo completo que impiden dedicar más horas al aprendizaje y a la práctica de un segundo idioma. Sin embargo, hay dinámicas para reforzar y aplicar los conocimientos fuera de clases, como aprender nuevo vocabulario, familiarizarse con la pronunciación, así como usar subtítulos que fortalecen la lectura”, afirmó Sandra Castellanos, directora Académica de Programas Corporativos y Personalizados de la Academia de Idiomas Smart.

De otro tanto, en el aprendizaje de una lengua extranjera es importante que cada persona identifique el nivel de conocimiento que tiene sobre el idioma y cuáles son sus fortalezas y debilidades. Ante eso, conozca la realidad sobre algunas creencias sobre el aprendizaje de un segundo idioma en edad adulta:

¿Existe una edad límite para aprender un nuevo idioma?

Cualquier persona que quiera crecer a nivel educativo y profesional, independientemente del nivel socioeconómico, puede aprender la lengua de su preferencia. Particularmente, los adultos cuentan experiencia y madurez, eso les da algunas herramientas y técnicas que los niños no tienen. “Aprender un idioma no es necesariamente más difícil con la edad, simplemente requiere de metodologías y enfoques diferentes”, enfatizó Castellanos.

¿Las metodologías pueden hacer que pierda el interés?

En muchas ocasiones tiene que ver con el poco tiempo que se le dedica al proceso de aprendizaje. Sin práctica las personas no avanzan tan rápido y por ello se desaniman. Por eso, deben buscar métodos que se adecúen a sus necesidades, toda vez que no todas las personas aprenden de la misma manera.

“Los importante es que el estudiante sin importar su edad se sienta tranquilo y acompañado en el proceso de aprendizaje. Los cursos personalizados se pueden adaptar con facilidad a los horarios de los estudiantes y a las necesidades específicas de quienes tienen ocupaciones laborales y familiares”, agregó Castellanos.

¿Es más fácil escribir o hablar un idioma?

Varía de persona en persona. En la mayoría de los casos sucede al revés,: para algunos es más fácil escribir que hablar. Esto ocurre porque los estudiantes dedican la mayor parte de su tiempo a aprender gramática, comprensión de lectura, vocabulario y no practican el habla. Por eso es importante fortalecer todas las áreas de aprendizaje de forma equitativa.