La embajada de EE.UU. llama a declarar a un bebé ‘terrorista’ por un error

101

Un bebé de tres meses fue llamado a declarar a la embajada de Estados Unidos en Londres, Reino Unido, después de que su abuelo, Paul Kenyon, marcara una casilla por error en la solicitud de visado. Según recoge el rotativo británico The Guardian, el anciano señaló en el formulario ESTA que el niño, llamado Harvey, había estado involucrado en actividades terroristas.

El abuelo del bebé fue el encargado de rellenar la solicitud que permitiría a su nieto obtener el permiso correspondiente para viajar por primera vez al extranjero. El proceso, sin embargo, se complicó cuando se equivocó y contestó con un “sí” a la pregunta: “¿Planea participar o ha participado en actividades terroristas, de espionaje, sabotaje o genocidio?”.

El abuelo contestó con un sí a la pregunta “¿Planea participar o ha participado en actividades terroristas, de espionaje, sabotaje o genocidio?”

Los familiares del menor, nacido en Manchester, tuvieron que presentarse en la embajada con el niño para aclarar que el interrogatorio al que había sido llamado el bebé era fruto de un malentendido.

El pequeño Harvey y su familia se disponían a pasar unos días en Orlando, Florida, pero el fortuito error llevó a que el viaje se atrasara unas horas. “No podía creer que no se dieran cuenta de que se trataba de un error genuino y que un bebé de tres meses no haría ningún daño a nadie”, explicaba el abuelo del bebé.

La familia tuvo que retrasar el viaje y el retraso supuso un gasto extra de casi 4.000 dólares.

“Harvey se portó muy bien durante la entrevista y no lloró ni una sola vez. Pensé en llevarle enfundado en un mono naranja, pero lo pensé mejor”, dijo Kenyon.

El lío supuso un gasto extra para la familia, que tuvo que desembolsar 3.800 dólares para que el pequeño obtuviera el visado. Los abuelos del niño y su nieta volaron en la fecha prevista, pero Harvey y sus padres tuvieron que volar por separado unos días más tarde.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente