La emotiva carta de un bombero a una niña muerta en el seísmo: «Perdónanos por llegar tarde»

400

El terremoto que la madrugada del pasado miércoles sacudió Italia ha dejado casi tres centenares de muertos, muchos de ellos menores de edad. Entre las víctimas más jóvenes está Giulia Rinaldo, de tan solo nueve años, a la que su casa, en la localidad italiana de Pescara de Tronto, se le vino encima.

La pequeña Giula murió abrazando a su hermana, Giorgia, de solo cuatro años. Los equipos de rescate encontraron el cadáver de la mayor de ellas haciendo de escudo de la menor, que sobrevivió al terremoto 16 horas después.

Uno de los bomberos que encontró su cuerpo ha escrito una emotiva carta de despedida en su funeral. «Hola pequeña. Solo te di una mano para sacarte de esa prisión de escombros. Perdónanos por haber llegado demasiado tarde», comienza la misiva que dejó sobre el ataúd de la pequeña Rinaldo.

«Tú ya habías dejado de respirar cuando te encontramos, pero quiero que sepas que hicimos todo lo que pudimos para sacarte de las ruinas. Cuando vuelva a mi casa en L’Aquila, sabré que hay un ángel que me mira desde el cielo y tú serás una estrella que ilumina la noche. Adiós, Guilia. Te quiero, aunque nunca me hayas conocido»

El sábado se celebró un funeral multitudinario. Familiares y amigos se despidieron de Guilia, mientras su hermana de cuatro años se recupera en el hospital, según el medio italiana «Corriere della Sera».