La fiebre de Whatsapp: ¿Tú también la tienes?

338

No hablamos de una patología médica pero sí de una especie de “fiebre” que nos atacó a todos y de la cual no podemos escapar. Sí, hablamos de la fiebre de Whatsapp, esamanía que nos agarró de estar pegados al teléfono sin poder deshacernos de él. Sabemos que te sientes identificado, y este artículo ¡es para ti!

Seguro te pasó de abrir tu aplicación y encontrarte con un sinfín de mensajes no leídos que te demandan un rato largo para leer y “ponerte al día” con las novedades. Y sí, todos estamos dentro de algún grupo (o muchos) en el que se generan conversaciones durante todo el día y de los que no es fácil liberarse. Existe un deseo de saber qué es lo que está pasando ahí, de no querer perderse nada.

Mucho más que Whatsapp

Whatsapp es una de las aplicaciones que más creció en cantidad de usuarios en el último año. Junto con Instagram, Facebook y Twitter -entre otras- conforman el grupo de aplicaciones que nos sacan de donde estamos realmente para trasladarnos al laberíntico mundo virtual.

Los smartphones se convirtieron prácticamente en una prolongación de nuestros cuerpos. Es como si tuviésemos un brazo virtual, sin el que no podemos estar y al cual necesitamos cada día un poco más. No importa si trabajas o no con él, simplemente está ahí y forma parte de tu día a día.

Todo al mismo tiempo

El problema de la fiebre de Whatsapp es cuando te perdés lo que está ocurriendo en el plano físico por no poder salir del mundo virtual. Es buenísimo poder estar conectados con los acontecimientos a nivel mundial y en tiempo real, pero no si eso implica no estar presente en donde verdaderamente estás.

Como te dijimos, esta fiebre no es patológica. No se trata de una enfermedad que aqueje a tu cuerpo, sino que es solo cuestión de voluntad. Haz la prueba: guarda el teléfono y disfruta de una charla real. Y tú, ¿tienes la fiebre de Whatsapp?

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente