La forma en la que las parejas felices arreglan sus problemas

406

Seguro ubicas a esa pareja que se cree perfecta porque no se han peleado ni una sola vez. Lamentablemente, eso no los hace la ‘perfect couple’.

La realidad es que no importa qué tan saludable sea su relación, pelear o al menos tener un ligero conflicto es casi de ley dentro de una relación.

El doctor de parejas, Franklin Porter, explica que aunque tengamos esa noción de que pelear es malo, no significa que lo sea. “Pelear, cuando es necesario, puede ser algo bueno”, explica Porter.

En lugar de evitar argumentos, las personas dentro de una relación saludable pueden enfrentarlos y mantener una relación fuerte y sana.

“Una pareja feliz puede arreglar sus problemas sin que estos lleguen muy lejos, porque han aprendido a comunicarse,” explica Porter. Si tu estás segura dentro de tu relación y muestras amor y respeto a tu parea, estas peleas no se saldrán de proporción.

Aquí te decimos los problemas más comunes que enfrentan aún las parejas más felices y cómo las han superado.

Problema: Dinero

Según Porter las peleas que giran en torno a este tema siempre involucran muchos sentimientos.

Por ejemplo, tal vez a tu pareja le molesto que le dijeras que no tenías dinero para el súper cuando la semana pasada te compraste 3 pares de zapatos.

Manéjenlo con una pareja feliz: Tengan paciencia y empatía. Vean toda la fotografía. Deben de conocer sus lados débiles.

Sí, tal vez gastaste en zapatos este mes y te quedaste sin dinero, pero pueden llegar a un acuerdo en el que él ponga el súper este mes, y tú el próximo. Así sabrán que tienen un apoyo mutuo.

Problema: Sexo

“Uno de los problemas más comunes es un desequilibrio de deseo sexual dentro de la pareja”, dice Porter. Existen muchas parejas que evitan tocar el tema hasta que se convierte en un problema serio – lo cual es un grave error.

Cuando dices lo que piensan, pueden tener una conversación saludable y trabajar juntos en una solución.

Manéjenlo con una pareja feliz: Las parejas pueden enfrentar este problema y solucionarlo sin usar las palabras “siempre” y “nunca” dice Porter. Estas palabras pueden bloquear una conversación saludable.

Traten de expresar sus sentimientos y dense el momento indicado para responder sin acusar a nadie.