Que un hombre negro haya alcanzado la presidencia de los Estados Unidos de América no supone un motivo de asombro para aquella generación que ha visto durante toda su –corta− vida a Obama ocupando el Despacho Oval. La diversidad, la inclusión o la igualdad de oportunidades son valores que los Jóvenes Z –aquellos nacidos entre 1994 y 2009− ya llevan incorporados, y lo que les hace relacionarse con el mundo de manera muy diferente a las generaciones anteriores.

Los Z son nuestros hijos, nuestros sobrinos, aquellos jóvenes que aún no han terminado la universidad. Y son nativos en nuevos valores”, sostiene Iñaki Ortega, director de la Deusto Business School en Madrid. “Por eso hay debates que no entienden, como, por ejemplo, el del matrimonio homosexual. Tienen compañeros en clase con dos padres, lo aceptan como algo natural”, continúa. Algo que comparte Núria Vilanova, presidente de Atrevia: “Los mueve la justicia. Les indigna que no la haya, no entienden que no se respete el medioambiente. Les parecen cosas obvias, no entienden que no se esté de acuerdo con esos valores”.

Ortega y Vilanova han dirigido la elaboración del informe Generación Z: el último salto generacional.

“Poder contrastar cualquier cosa que se les dice de forma inmediata les hace ser irreverentes con cuestiones hasta ahora sagradas como los padres, los profesores y los jefes. Se ha relajado mucho el criterio de autoridad. Además, cuestionar lo establecido es lo que da sentido a la innovación”, señala Ortega.

La Generación Z se define por su gran capacidad de trabajar en red, con culturas diferentes y en puestos relacionados con la creatividad y la innovación. Otra de las conclusiones que extrae el informe es que los profesionales más valiosos del futuro no serán los que estén ultraespecializados en un campo concreto, sino los que sean polímatas y puedan hibridar conocimientos de distintos ámbitos.

Asimismo, “los jóvenes Z van a vivir en la época de la singularidad −inteligencia artificial, ley de Moore, disrupción tecnológica− y van a ser emprendedores precoces”. Los datos lo corroboran: un 55% de los 50.000 adolescentes encuestados por Universum en 45 países manifestó interés por lanzar su propia start up. “No estarán dispuestos a hacer cola por entrar en las grandes empresas. Tienen otras alternativas. Si queremos atraerles, sacar lo mejor de esta generación, tenemos que ofrecerles unas compañías diferentes”, insiste Ortega.

“Las dinámicas de consumo y comportamiento de la Generación Z también son diferentes a las de generaciones anteriores. La inmediatez crea una desconexión entre estos jóvenes, que buscan participar de una manera inmediata en las decisiones”, revela Vilanova.

Pero el beneficio será mutuo. Ortega está convencido de que “el mundo será mejor con ellos si el resto de generaciones somos capaces de conseguir los cambios que demandan”. La economía colaborativa será un reflejo de esas potencialidades. La relación de los jóvenes Z con el dinero dista mucho de la que mantenían las generaciones anteriores. “No quieren trabajar para tener, sino para disfrutar”, asegura Vilanova. “El mundo se les ha quedado pequeño y están abiertos al cambio”.

Un distintivo al que todos los agentes sociales deben adaptarse si tienen una mirada mínimamente largoplacista. Empezando por el tejido empresarial, “que siempre ha tenido una enorme resistencia al cambio”, opina Vilanova, que recuerda cómo la ya enterrada Kodak “escondió” la cámara digital, un invento que la misma compañía había patentado, por miedo a que pusiera en peligro su línea fuerte de negocio: los carretes. Kodak olvidaba que luchar contra el avance tecnológico es sinónimo de batalla perdida.

“Si hiciésemos el ejercicio de imprimir todos los informes que hablan de las nuevas generaciones como jóvenes desquiciados por la tecnología, no cabrían en esta sala. Además, nos llevan a debates pasados”, dice Vilanova. Iñaki Ortega se traslada a la Segunda Revolución Industrial, cuando los luditas se dedicaban a romper las máquinas porque quitaban puestos de trabajo. “Cada generación encuentra amenazas en la que le va a sobrepasar, pero la tecnología no es una amenaza. Otra cosa es el cierto autismo que pueda generar la adicción a la tecnología, a las redes sociales, acrecentada por el sedentarismo”.

Por: Laura Zamarriego Maestre

Periodista
Twitter: @LZamarriego

Permitida la reproducción total o parcial citando la fuente