La genial idea de estos científicos para alimentar a un polluelo de águila en peligro de extinción

1030

Polluelo Nº29 tiene aproximadamente un mes de vida, pero es toda una celebridad en Filipinas, y ahora en medio planeta. La pequeña ave rapaz pertenece a una especie en peligro crítico de extinción, y los científicos a cargo del animal están haciendo todo lo posible por lograr que sobreviva, hasta disfrazarse de águila.

Nº29 se encuentra en los laboratorios del Centro para la conservación del Águila de Filipinas. Sus cuidadores llevan desde que nació publicando actualizaciones periódicas sobre su estátus, pero la última se ha hecho viral por lo peculiar de la situación. Lleva por título “Mangaon Ta” (Vamos a comer) y en ella se ve al polluelo recibiendo pequeños trozos de carne de manos (o más bien habría que decir de pico) de una marioneta con forma de águila en la que la mano del cuidador pasa por la lengua del ave.

La fundación, con sede en la Ciudad de Davao, explica que el truco es crucial para evitar que el ave no se acostumbre a la presencia humana. De esta manera tendrá más oportunidades de supervivencia y de reproducirse cuando sea liberada en su hábitat natural. Los técnicos de la fundación han agradecido también a una institución llamada The Featherdust Studio por la elaboración de la marioneta.

Tantas molestias para alimentar a un pájaro son una necesidad. El águila de Filipinas, llamada águila comedora de monos en su nombre científico (Pithecophaga jefferyi), es una de las aves más raras del planeta. La Fundación Internacional para la Conservación de la Naturaleza estima que en el mundo quedan alrededor de 400 parejas en estado salvaje, y todas ellas están en Filipinas. El problema de estas majestuosas rapaces es que tardan mucho en alcanzar la madurez sexual (entre cinco y siete años). Solo se reproducen cada dos años y su pollada consiste en un único ejemplar. Nº29 es el primer polluelo que nace en el seno de la Fundación en los últimos cinco años. El anterior fue Sakura, que fue liberado con éxito en su hábitat natural.