La guerra civil estalla en el Real Madrid

437

Cristiano Ronaldo ha perdido los papeles. Aún más. Su tremendo (e injustificable) enfado tras ser sustituido por Zidane en Las Palmas puede ser el principio del fin de la carrera del portugués en el Madrid. Insultar al entrenador en el campo y montarle una bronca, después, en el vestuario no puede salirle gratis. Florentino Pérez se enfrenta ahora a un grave, gravísimo, problema: o desautoriza a su técnico o sanciona a su estrella. No hay más solución. Porque la lamentable actitud de Cristiano merece un castigo. No sé si el código interno del Madrid (si es que existe) penaliza el “su puta madre” del portugués refiriéndose a Zidane. Pero debería hacerlo. Porque es, además de una grave falta de respeto, un pulso en toda regla al entrenador. Un pulso que, de ninguna de las maneras, puede ganar Cristiano si el presidente blanco quiere seguir teniendo un técnico y no un monigote en el banquillo. Y si Cristiano lo pierde, su salida del Bernabéu está cantada. Un problema de dimensiones estratosféricas para Florentino Pérez.

Y un debate muy complejo para la caverna mediática, que deberá posicionarse a favor de Cristiano (su niño mimado) o de Zidane (su ‘nuevo’ Guardiola). Será divertido ver, escuchar y leer esta semana a los tertulianos madridistas. Será divertido ver, escuchar y leer cómo intentan justificar lo injustificable. Será divertido ver, escuchar y leer los argumentos de los ‘cristianistas’ enfrentados a los de los ‘zidanistas’. Y, por supuesto, será extremadamente divertido ver, escuchar y leer a los que, seguro, intentarán navegar entre dos aguas como si no pasara nada. Que serán los mismos que magnificaban una mueca de Messi a Luis Enrique. En qué convertirán ahora el insulto del delantero portugués al técnico galo. Madrid arde por los cuatro costados con esta guerra civil que ha estallado con una virulencia jamás vista. Veremos ahora en qué bando habrá más víctimas. Hagan sus apuestas…