La guerra de Vietnam nunca acabó: el “Ejército perdido de la CIA”

244

HmongLa guerra de Vietnam nunca acabó. Al menos para unos centenares de personas que siguen combatiendo en lo más profundo de la jungla que envuelve las montañas de Laos, luchando y muriendo por una guerra que terminó oficialmente en 1975. Cercados por bases del Ejército laosiano, esos 170 hombres, mujeres y niños que hoy se esconden en las zonas más inaccesibles de la región de Phu Bia son los restos de un ‘ejército’ creado por la CIA con miembros de la etnia hmong, una fuerza de combate que llegó a contar con decenas de miles de guerrilleros. Su misión era detener el avance de los norvietnamitas en Laos y hostigar la crucial ruta Ho Chi Minh, utilizada para enviar suministros y armamento al Sur de Vietnam. Y los hmong, que ya habían luchado junto a los franceses en la II Guerra Mundial y en la Guerra de Indochina, se emplearon a fondo.

Hacia 1971, la mayoría del “ejército de la CIA” estaba compuesta por guerrilleros de 16 años o de más de 45. El resto había muerto. Y, dado que el destino de la “guerra secreta” de Laos dependía del devenir de los acontecimientos en Vietnam, tras la caída de Saigón el partido comunista laosiano también se hizo con el poder. A los pocos días, el Pathet Lao anunció su intención de “extinguir” a los hmong, considerados el brazo armado de la contrarrevolución. EEUU solo evacuó a unos cuantos, principalmente los mandos. La inmensa mayoría quedó atrás. Muchos se exiliaron en Tailandia, pero quienes se quedaron en Laos sufrieron una persecución implacable, fueron internados en campos de reeducación, asesinados, miles desaparecieron. Huir a la selva y seguir luchando fue la única alternativa viable para muchos. El Ejército de Laos los persiguió y, hoy en día, pese a que oficialmente niega incluso su existencia, sigue haciéndolo.

El Confidencial entrevista al exagente de la CIA Jack Jolis , responsable de uno de los programas de la que fue la mayor operación de la agencia, ahora que el periodista David Beriain ha recogido en un documental* las pruebas vivas del ” Ejército perdido de la CIA ” tras llegar hasta los escondites de los últimos hmong que resisten en la jungla.

.- Pregunta: ¿Cómo se creó el ‘ejército’ hmong? ¿Cuál era su misión y cómo combatía en esta “guerra secreta”? 

.- Respuesta: El equipo no era muy numeroso. Había 55 agentes de la CIA sobre el terreno. En total, unos 100  estadounidenses sumando el personal de apoyo, auxiliados por la aerolínea privada de la agencia, que era Air America. Yo acababa de regresar de Vietnam cuando uno de los agentes de la operación resultó gravemente herido. Tenía 24 años, estaba en el lugar adecuado en el momento adecuado, y me presenté voluntario. Me explicaron la importancia de mantener todo en secreto, sobre todo por los Acuerdos de Ginebra de 1962, en los que Laos quedaba como un país neutral.

Nuestro trabajo era reclutar civiles, o a guerrilleros que parecieran civiles y que no formasen parte de los batallones hmong, y darles el entrenamiento necesario para enviarlos a zonas con presencia de norvietnamitas, que intentaban infiltrar divisiones en el Sur de Vietnam. Les entrenaba, les explicaba la información que necesitaba y seleccionábamos áreas. Infiltrábamos a los equipos con aspecto de campesinos con ayuda de helicópteros. Cuando encontraban zonas con presencia de tropas norvietnamitas o depósitos de munición dejaban unas sondas que emitían señales de radio. Entre 18 y 36 horas después sobrevolábamos la zona para recogerlos. Tras recuperar al equipo avisábamos a la aviación estadounidense, que bombardeaba el lugar señalado (Laos es el país más bombardeado de la historia).

La operación fue un éxito, destruímos muchas fuerzas enemigas y nunca perdí a un miembro del equipo, uno de los logros que me hace sentir más orgulloso. Les llamábamos “los valientes”. Los otros 54 agentes de la CIA asesoraban a las guerrillas hmong.

.- Pregunta: En el documental se describe esta operación como la mayor de la historia de la CIA, una agencia con una interminable lista de operaciones desde 1948 contra gobiernos y partidos comunistas  en todo el mundo.   

.- Respuesta: Fue la mayor operación en aquel momento. Desde entonces, diría que Afganistán en 2001, cuando se venció a los talibán, fue más grande. No sé cómo pueden medirse estas cosas, pero probablemente sí, fue la mayor. Y no solo la mayor, fue muy singular, porque nunca antes la CIA había hecho algo como aquello, a semejante escala. La agencia había realizado anteriormente algunas pequeñas operaciones paramilitares en América del Sur, pero a una escala reducida, no como esto. Y nosotros aprendimos sobre la marcha. No había un plan de acción, no había una guía.

.- Pregunta: ¿Quiere decir cuando llegó a Laos y comenzó a ‘trabajar’?

.- Respuesta: Como individuos, sí, aunque en mi caso la operación ya llevaba en marcha desde 1962.  Me refiero a la agencia en su conjunto. Para ellos no había una libro de texto en el que aprender cómo hacer una operación de ese calibre. Aprendieron sobre la marcha.

.- Pregunta: ¿Fue sencillo convencer a los hmong para que se convirtieran en aliados militares de los EEUU? 

.- Respuesta: La CIA no inventó a los hmong. Los hmong llevaban luchando contra los chinos desde hacia un millón de años, desde siempre. Y podría decirse que luchaban contra casi todos… querían que les dejasen en paz, vivir en sus tierras. En los tiempos modernos  ya habían sido aliados de los franceses cuando éstos luchaban en la guerra colonial contra el Viet Minh. No era que los hmong, llamados entonces los “miao”, fueran anticomunistas ni nada parecido; las mayoría de ellos era antivietnamita. Lo que pasa es que los vietnamitas eran comunistas.

En 1962, cuando se firmaron los Acuerdos de Ginebra y se suponía que Laos debía ser neutral, todos los efectivos militares fueron retirados del país. Pero, por supuesto, los norvietnamitas no prestaron la mínima atención a los acuerdos y enviaron a miles de los suyos a Laos. Así que el presidente (John F.) Kennedy, que no quería romper los acuerdos de forma tan inmediata, preguntó al director de la CIA, Richard Helms, qué podían hacer. Exploraron las posibilidades y descubrieron que estaba esta gente, llamados hmong, que ya entonces estaban combatiendo contra los vietnamitas. Luchaban con ballestas y con armas de la Segunda Guerra Mundial que habían obtenido de los franceses. Era con lo que combatían, pero estaban luchando. Así que no tuvimos de convencerles, fue un matrimonio de conveniencia. Los hmong, por supuesto, estaban muy contentos de tener a un aliado tan poderosos como Estados Unidos, de disponer de transporte en helicópteros, recibir armas, asistencia médica, comida, todo… Y la agencia se encontró allí a un ejército casi formado.

No eran mercenarios en el sentido tradicional de la palabra, no tuvimos que convencer a esta gente para que luchase. Nunca fueron realmente “el Ejército de la CIA”, esa es la forma sencilla de describirlo pero nunca nos pertenecieron. La agencia asesoraba al general Vang Pao, quien era el líder civil y militar, pero al final él tenía la última palabra. Si la CIA tenía un opinión y Pao tenía otra, la suya era siempre la que se imponía.  Así que realmente éramos solo asesores. ¿Fueron útiles para nuestra causa? Sí, no hay duda, eran fantásticos. William Colby, director general de Inteligencia en los 70, llegó a decir de Vang Pao que fue el mayor héroe de la guerra de Vietnam.  Y esa es una declaración monumental, porque hubo mucha gente implicada en aquel conflicto.

.- Pregunta: Y después, en 1975, fueron abandonados a su suerte…

.- Respuesta: Por supuesto que la tragedia de 1975 fue algo terrible. Pero no fue una derrota militar, fue una derrota política. No sé si estás familiarizado con lo que pasó pero, de repente, llegó el Watergate y Nixon y el nuevo Congreso. Los demócratas en enero de 1975 cortaron súbitamente toda la ayuda, todo, no solo municiones y armamento, también el el dinero para el combustible de las aeronaves, cada dólar… cortaron la asistencia a los survietnamitas, a las operaciones en Camboya, a todo. Así que, de un día para otro, todo el que estaba en Laos empaquetó sus cosas y dijo: ‘Perdón, esto es muy triste, pero nos vamos, adiós’. Yo no estaba allí por aquel entonces, me había ido a finales de 1970. Sea como sea, los hmong fueron parte del colapso general de 1975. Y el colapso de 1975 fue político, no militar.

.- Pregunta: ¿Me está diciendo que incluso en 1975 la guerra de Vietnam todavía podía ganarse?   

.- Respuesta: Déjame decirte algo, mi opinión no es realmente una opinión. Si analizas los documentos de aquella época verás que lo que te digo es cierto. En 1973 los EEUU habían prácticamente ganado la guerra de Vietnam, y el objetivo de nuestra guerra, que era lograr un gobierno estable no comunista en el Sur, se había logrado. La mayor parte de las unidades de combate estadounidenses estaban ya fuera del país, creo que había alrededor de 50.000 efectivos en Vietnam en 1973 pero eran todos unidades de apoyo, inteligencia, de la fuerza aérea, de logística… pero las unidades de infantería estaban todas fuera. Las unidades norvietnamitas, porque aquí de lo que hablamos realmente es del Ejército Norvietnamita dado que el Vietcong ya no existía, estaban de nuevo en el norte de Vietnam. Había dos divisiones desplegadas en el norte de Laos, pero ya no bajaban hacia el Sur. La guerra se había acabado.

Si esa situación se hubiese mantenido hasta ahora, con asesores americanos y con un pequeño remanente de tropas estadounidenses… La situación en Vietnam en 1973 era similar a la de Corea en 1953, cuando no había combates. No era una situación en la que el enemigo levanta una bandera blanca y se rinde pero la misión en Corea era detener la agresión desde el norte. Y la detuvimos. Lo mismo que en Vietnam en 1973, la agresión había sido detenida. Ya no había combates.

*El documental ‘El Ejército perdido de la CIA’ se estrenará el 24 de mayo a las 22:30 en Discovery Max

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente