El ELN, única guerrilla activa en Colombia, liberó este martes a ocho cautivos en el noroeste de Colombia, pero el secuestro sigue obstaculizando el camino a la paz en un país que busca superar un conflicto armado de más de medio siglo, reseñó la agencia AFP.

“Por presión de la Fuerza Pública ya fueron liberados los 8 secuestrados en Nóvita, Chocó”, escribió en su cuenta en Twitter el presidente Juan Manuel Santos.

Siete hombres y una mujer habían sido retenidos el domingo en esa selvática y remota zona del país por el Ejército de Liberación Nacional (ELN), actualmente en negociaciones con el gobierno, que busca la “paz completa” tras el acuerdo sellado en noviembre con las marxistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

“No fue más que una torpeza adicional de las muchas que viene cometiendo el ELN”, dijo a periodistas Juan Camilo Restrepo, jefe del equipo negociador de Santos en las pláticas iniciadas en febrero en Ecuador, al considerar “indispensable” que esta guerrilla guevarista “renuncie” al secuestro como lo hicieron las FARC antes de sentarse a dialogar en Cuba en 2012.

“Es algo reñido con el derecho internacional humanitario (DIH) (…) que el ELN dice respetar”, enfatizó.

Al cerrar el primer ciclo, las partes acordaron acogerse al DIH, una normativa que prohíbe la retención de rehenes.

Restrepo confió en que el ELN aprenda del “pragmatismo” y “lucidez” de las FARC durante la reunión de los máximos responsables de ambas organizaciones que transcurre esta semana en La Habana.

Aunque no se difundió agenda de la cita, tanto el ELN como las FARC han dejado ver su interés en que ambos procesos converjan en una paz integral para Colombia, donde además operan bandas del narcotráfico y grupos contrainsurgentes.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente