La idolatría popular, estrategia diabólica para esclavizar pueblos

474

Cuando echamos un vistazo al nacimiento de ciudades y naciones, siempre nacen con la llegada de establecer culto. Al inicio fue con los elementos de la creación misma. Cuando las civilizaciones se desarrollaron, ya personas se unieron a ser parte de divinidades, cuando tomaron para sí, identidades y funciones de dioses.

Cuando observamos diferentes culturas y civilizaciones, vemos, pues, que ciertas personalidades se deidificaron para reclamar admiración y adoración para ellos y para ejercer un dominio político y religioso sobre sus habitantes y se atribuyeron ser los medios para llegar a Dios y como medios para otorgar milagros y respuestas a peticiones y súplicas.

Cuando examinamos el origen y/o el trasfondo de estas realidades de idolatría, sabemos muy bien que es satanás quien está detrás de todo esto. Para ello hace una movilización demoníaca para permear culturas, civilizaciones y el fervor religiosos de las personas, que saber aprovechar con ventaja, para que personalidades, caudillos, mecenas,héroes, líderes revolucionarios, etc., los demonios los tomen para levantar figuras idolátricas alrededor del nombre de dichos personajes.

Deuteronomio 32 nos revela esta realidad. En el versículo ocho y todo el contexto nos dice que cuando los seres humanos se expandieron territorialmente, establecieron fronteras en territorios,asignados a ángeles del Señor, pero que fueron destituidos cuando sustituyeron al Dios vivo y verdadero por demonios que para robar la verdadera adoración y servicio a Dios y se inclinaron a deidades demoníacas, quedando los territorios y sus pobladores a expensas bajo el dominio de principados, potestades y el gobierno de demonios.

Esta realidad nefasta la vemos en toda la historia de las naciones y culturas. Parece que todo tiene su comienzo en la construcción de la Torre de Babel, cuando TODO mundo quería llegar al cielo y recibir los beneficios del cielo a través de sus propios caminos, y nótese, no querían llegar a Dios, pero si sus beneficios o bendiciones. En ese contexto aparece Nimrod, quien se casó con Serinamis, su propia madre, y ésta lo proclamó como dios solar y más tarde ella dio a luz un hijo, ya muerto Nimrod, le llamó Tamuz y confesó que el bebé nació sobrenaturalmente. A través del desarrollo de la idolatría, se formó la imagen de la mujer cargando a un bebé, que terminó siendo la “Reina del Cielo”, reclamando su propio culto,donde el sincretismo religioso, la reina del cielo estuvo apareciendo en las diferentes culturas y civilizaciones hasta el día de hoy.

Esto es lo que busca satanás y sus demonios de alto nivel, arrebatar la verdadera adoración a Dios estableciendo sustitutos, valiéndose de personajes, sus hechos, pero también las creencias de las personas, leyendas, historietas, capturando en las personas una devoción. Esto ha sucedido en Mesopotamia, con los aztecas, los incas, aquí en Cuscatlán, etc. Lo vemos con Buda, Sai Baba, con las supuestas apariciones de “santos”, etc.
Lo más interesante, es que satanás también ha sabido incluir a personajes políticos, revolucionarios y los sabe deidificar, como ha sucedido con la figura del Che Guevara, que los demonios han producido una fascinación alrededor de la imagen del Che. También está sucediendo con la figura de Hugo Chávez, donde el principio demoníaco es el mismo. Demonios poseen las imágenes de ellos para generar el espíritu de engaño y las personas quedan presas por una supuesta admiración, veneración,respeto y recuerdos.

Satanás quiso hacer esto mismo con la persona de Moisés, el caudillo y libertador del pueblo de Israel. En la epístola de Judas nos revela una realidad espiritual demoníaca que busca apoderarse de las voluntades y vidas de las personas, aún, de los creyentes del pueblo de Israel, después que murió Moisés, y ahora en la iglesia de hoy. En esa epístola está hablando de los ángeles que se desviaron y revelaron contra Dios para operar, como lo dice el apóstol Pablo, en los hijos desobedientes.

En ese contexto nos dice el texto bíblico, que satanás quería ocupar el cuerpo de Moisés, con toda seguridad,para convertirlo en un centro de veneración, adoración e idolatría, para desviar a Israel de la verdadera adoración a Dios. Claro, el Señor y Dios no lo permitió, por eso la intervención de Miguel para recuperar el cuerpo de Moisés.

Ahora bien, cuando estas realidades de idolatría son parte de la vida de un pueblo, los efectos en las personas,los matrimonios, familias, comunidades, en toda la nación, son de pobreza y miseria, juicios divinos, violencia, inmoralidad y lujuria, problemas sociales y económicos, corrupción, etc., etc. Solo echemos un vistazo en la historia,veamos hoy los países donde más se dan estas realidades y veamos la relación con la idolatría, que todo es verdad.

Esto no ha cambiado el día de hoy. Por eso debemos fundamentar bien la fe y las vidas de los hijos de Dios,para que no caigan en las trampas inocentes para apelar a nuestra admiración de ideas, ideologías, pensamientos, citas, hechos de ciertas personalidades, y que los espíritus demoníacos se apoderen de nuestras vidas y caer en la religiosidad popular, política y revolucionaria de idolatría.
Según la Palabra de Dios, la Biblia, solo Dios el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo es Dios, Señor, amo,dueño del universo, de la tierra y de las naciones. Él reclama para sí mismo,la adoración, la obediencia y el servicio exclusivo.

No se puede sustituir a Dios, por nadie ni por nada

Por esta razón no procede hacer o establecer a algún personaje como el señor de nuestra patria El Salvador, entregar el país o hacer el patrono o el santo de la nación.

La misma Biblia nos lo dice en cuanto a levantar imágenes de nadie, cuando tienen ojos y no ven, oídos y no oyen, manos y no pueden hacer nada. Todo es material inerte SIN VIDA. Lo único vivo que tiene es el personaje demoníaco que está detrás de la imagen de idolatría. Y si se dice que es el espíritu de la persona, eso es imposible. Si verdaderamente murió habiendo nacido de nuevo, está en la presencia de Dios. Si no, está en el lugar de tormento aguardando el juicio final. No hay ninguna comunicación entre el cielo o el infierno con nosotros, ni de nosotros a ellos. Cualquier cosa que pretenda hacerlo es actividad demoníaca.

Por esta razón, nos mantenemos en que Jesucristo, SOLO, es el Señor y Dios de la república de El Salvador. A Jesús amamos, adoramos, le pedimos, lo admiramos,le obedecemos, le servimos y nos apasionamos por ÉL.

El Salmo 144:15 dice “Bienaventurado el pueblo, SI Dios es YHWH”.

Nosotros confesamos y declaramos bienaventurado El Salvador cuyo único dios es Jesucristo.

Por: Oscar Castro