Para poder tener un buen descanso, es importante tomar las horas de sueño necesarias, lo que hará que todo nuestro sistema entre en completa relajación y así poder tener un día mucho más rendidor y placentero. ¿O acaso nuestro día no se vuelve más productivo cuando descansamos bien?

La importancia de un buen descanso, es esencial para la salud, recuperar la energía gastada durante la rutina del día, necesita ser recuperada y aquí es donde entra en juego la cama que hemos elegido para depositar nuestro cuerpo y horas de sueño.

Aquí veremos un poco los diseños y posibilidades que ayudan a tener un buen descanso y también hacer de nuestros espacios algo más moderno, como también facilidades para incorporar al momento de viajar, dado que este no es un aspecto menor para aquellos que les cuesta dormir un poco más, si no es en su propia cama.

Lo básico para un buen despertar

A la hora de pensar en una cama, asimilarlo con la construcción de un edificio, es una buena analogía. Los cimientos sólidos, aseguran lo que se edificará y, en este sentido, es lo que debemos pensar cuando tengamos que elegir una base cama.

Siempre, las bases de cama, deben adaptarse a nuestro colchón, por ello al momento de pensar en uno u otro, tenemos que saber que tienen que ser compatibles. Por ello, antes de comprar sería adecuado tener en cuenta algunos aspectos:

  • Las medidas del colchón: esto nos permitirá estar seguros de que la base cama se ajustará a él.
  • Las medidas del cuarto donde estará la cama: es importante para que la base camas, se acomode al espacio disponible y sea cómoda moverse dentro del mismo.
  • Elegir el estilo que más nos guste y se adapte a nuestro cuarto: si bien al momento de elegir, siempre debemos hacerlo en relación a lo funcional, sobre todo cuando se trata de descanso, también es importante estar a gusto con las bases cama que elijamos, porque a la vista resulta placentero estar conforme.

Materiales para bases de cama

Las bases cama, están relacionadas con el material con el que están realizadas y, hoy en día, hasta podemos encontrar formas muy novedosas de decorar y organizar el espacio de nuestro cuarto y dependiendo del estilo que deseemos.

En cuanto al material a elegir, pueden ser:

  • Madera: este material es el más popular, resistente, robusto y duradero y puedes encontrarlo en varios colores.
  • Metal: brindan un estilo más minimalista, son simples y modernos. El metal es resistente y tiene durabilidad.
  • Tapizada: al estar forrada en tela, es para aquellos que preferimos color y textura.

Tipos de bases de cama

Una vez que hayamos elegido el material que más se acomode a nuestro estilo, podemos pensar en el tipo de base camas que más nos gustaría. Aquí veremos algunos tipos:

  • Somier: es la opción más común, puede ser de madera, metal u otros materiales. Poseen buena ventilación, siendo mejores para los colchones de espuma.
  • Tapizada: las telas y materiales que se utilizan suelen ser transpirables, para evitar la humedad y que se creen hongos. Suelen ser muy cómodas.
  • Articuladas- Eléctricas: se utilizan en hospitales y centros de personas que poseen poca movilidad, aunque también es posible tener una casa, dado que las posiciones que ofrecen son saludables. Solo debemos tener en cuenta que no se puede usar cualquier colchón.
  • Abatible: sirve para ahorrar espacio y guardar elementos, dado que tiene más disponibilidad de las camas con cajones.
  • Con Cajones: permite tener tus cosas más ordenas, pero no brinda tanto espacio como la anterior.

El descanso fuera del hogar

Viajar siempre es un placer, pero hay muchas personas que sufren el tema del descanso al menos los primeros días y más si quizás las invitamos a una escapada de camping. Tal vez si la asesoramos sobre las comodidades que hoy en día se pueden tener en un colchón inflable, la convenzamos mucho más rápido.

También, los colchones inflables, pueden sacarnos del apuro si alguien quiere quedarse a dormir en nuestro hogar y no hay colchón disponible. Con solo inflarlos ya tendremos un lugar cómodo para ofrecer descanso.

Es decir que es una opción práctica que tiene diversas funcionalidades en relación con el objetivo de uso.

¿Qué tener en cuenta si quiero tener uno?

Antes de comprar un colchón inflable, debemos tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Tamaño: esto es en función del uso que le daremos, dado que podemos encontrar de diferentes plazas y características.
  • Inflado manual o eléctrico: uno requiere de esfuerzo físico, tiempo y práctica y el otro sistema, es mucho más práctico, solo que tenemos que tener en cuenta contar con electricidad.
  • Material y durabilidad: es importante para resistir a los pinchazos y a la impermeabilidad, lo que hará que dure más tiempo.
  • Número de cámaras de aire: si tiene más cámaras de aire es más posible que se desinfle durante la noche.

Los tipos de colchones que se pueden encontrar

Si pensamos en un camping, siempre es mucho más cómodo elegir un colchón individual o colchoneta inflable. Es más simple el traslado, dado que podemos cargarlo solos porque no pesa mucho, son más ligeros y suelen caber en una bolsa.

Así también podemos encontrar:

  • Clásico: son útiles tanto para camping como para la casa. Son cómodos y pueden ser individuales o dobles.
  • Camping: es sencillo trasladarlo y montarlo, por sus dimensiones, dado que suelen ser individuales.
  • Para niños: como son más pequeños se inflan mucho más rápido y posee bordes en el exterior que actúan como protección durante la noche.

En la actualidad, es posible que encontremos una gran variedad de opciones de colchonetas inflables y basecama, y lo comprobaremos si luego de leer esta nota estamos considerando mejorar e invertir en tu descanso, ya sea en casa o fuera de ella. Pero, lo más importante, es saber invertir en calidad para que dure.