La importancia del amor paternal

168

Padre e hijoConoce cinco formas en que el rol de padre impacta la vida futura de sus hijos:

Hijos de buenos padres tienen mayor intelecto

La investigación ha demostrado que los padres – o la ausencia de los padres – son tan importantes como las madres en el desarrollo del niño. En una revisión de varios estudios sobre el papel del padre en el desarrollo infantil en 2002, los investigadores descubrieron evidencia consistente de que los hijos de padres involucrados eran más propensos a mostrar una mayor capacidad cognitiva y tener éxito educativo que aquellos cuyos padres no estaban comprometidos y también eran más propensos a disfrutar la escuela y participar en más actividades extracurriculares.

Los hijos de buenos padres tienen menos problemas emocionales y de comportamiento

Con los años, la ciencia ha demostrado que los niños con buenos padres son más propensos a crecer sin agresividad, baja autoestima o problemas de comportamiento. La paternidad involucrada se ha relacionado con una mayor resistencia al estrés y la frustración, así como mejores habilidades para resolver problemas y adaptarse. Los niños que crecen con un padre presente son menos propensos a desarrollar problemas de abuso de sustancias o terminar encarcelados como adultos. Tal vez lo más importante, los niños que crecieron con padres participativos han demostrado tener un menor riesgo de depresión.

El tipo de paternidad impacta las relaciones futuras de sus hijos

Un padre actúa como un modelo a seguir para sus hijos, y la manera en que trata a la madre de los niños tendrá un impacto en los estos más adelante en la vida. La investigación ha demostrado que los niños cuyos padres muestran respeto hacia sus cónyuges eran menos propensos a mostrar agresión a las mujeres más adelante, mientras que las hijas eran menos propensas a mantener relaciones violentas o no saludables con los hombres.

La ausencia del padre tiene un precio

Cuando se habla de la importancia de los padres, tal vez se hace más evidente cuando nos fijamos en lo que sucede cuando no están allí. Desde un punto de vista económico, los niños sin padre tienen más probabilidades de ser pobres; data del 2011 descubrió que el 12% de los niños de familias de parejas casadas vivían en la pobreza, comparado con el 44% de los niños que crecieron en familias de madres solteras.

Para las hijas, la falta de una figura paterna se ha correlacionado con un mayor riesgo de embarazo en la adolescencia o el matrimonio temprano antes de que se haya completado la educación. Los padres actúan como protectores tanto física como emocionalmente; como los tradicionalmente figuras fuertes de hombres en la familia, pueden actuar como barreras para cualquier cosa, desde la intimidación hasta el abuso infantil. De acuerdo con un estudio realizado en 2009 utilizando datos del Estudio Child Wellbeing, los niños sin padres biológicos eran más propensos a ser abusados o descuidados, muchas veces por el padre no biológico o el hombre que está con su madre. Cuando un padre biológico está cerca los niños son más propensos a ser protegidos.

Tal vez todo se reduce al hecho de que los niños simplemente necesitan a sus padres, porque los padres les proporcionan algo muy diferente de las madres. En una entrevista con Salon, Kyle Pruett, psiquiatra de la Universidad de Yale que ha estudiado la paternidad, describe un “hambre de padre”, señalando que hay un “hambre inherente que tienen los hijos de la experiencia paternidad. Si los niños no tienen un padre biológico disponible, buscan la paternidad en los hombres en sus vidas.”  Los padres ayudan de manera significativa en el desarrollo social, emocional e intelectual de sus hijos.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente