La infancia de Kim Jong-un, al descubierto por una de sus tías desertadas en Nueva York

247

Kim Jong-unLas relaciones diplomáticas y políticas de Corea del Norte con el resto del planeta son cuanto menos tensas, qué os vamos a contar. Por otro lado, es sabido por todos que la vida es un pañuelo: quizás ese nuevo compañero de clase con el que te ha tocado sentarte o tu antigua compañera del trabajo eran en realidad primos cercanos de uno de tus tíos de Málaga. Y así, como si de una tela de araña se tratase, todo se termina conectando.

Esta semana hemos conocido una información que ha empezado a dar la vuelta al mundo con relativa velocidad, y es que el descubrimiento que desvelaba The Washington Post mientras algunos se tomaban la tostada parece haber impactado mucho. Resulta que la tía del líder supremo de Corea del Norte, el señor Kim Jong-un, ha estado viviendo (tras ser desertada) en los Estados Unidos como dueña de una lavandería de Nueva York desde el año 1998. Antes de ayer, vamos.

Presentamos a la tía Ko Yong-suk

Su nombre es Ko Yong-suk y actualmente vive tranquila junto a su marido Ri Gang. Tan tranquila que tiene tres hijos, todos ellos por supuesto con nombres falsos. Al ser su tía tiene que ser hermana de alguno de los prójimos o prójimas de Kim, y así es; Ko Yong-suk es la hermana de Ko Yong-Hui, la madre del todopoderoso Kim y una de las esposas del ya difunto líder norcoreano Kim II Jong. Todo queda en casa.

La información ha sido muy sonada en las redes precisamente porque se trata de datos que no se encuentran ni siquiera en la Wiki de Kim Jong-un, cuya vida es un secreto total. De este modo, todo nuevo dato, por muy con cuentagotas que sea, tiene una repercusión muy grande. La tía Ko Yong-suk es muy próxima al régimen comunista actual de Corea del Norte, y en su momento tanto ella como su marido viajaron a Suiza cuando Jong-un era un chaval para cuidar de éste entre otros cuantos miembros de la familia. “No era un chico problemático, pero tenía mal humor y era intolerante”, relataba Ko sobre su sobrino en unas declaraciones. “Si su madre le reñía por no estudiar o estar mucho tiempo jugando, Kim no contestaba sino que se manifestaba de otras formas, como por ejemplo estando unos días en huelga de hambre”, terminaba Ko para dejar clara la personalidad del joven Kim, quien apuntaba maneras desde que se le caían los dientes de leche.

Kim Jong-un, fan del Basket y líder de nacimiento

Aunque no está confirmado, Ko dijo que la fecha de nacimiento de Kim es 1984 y no 1983 como se pensaba hasta ahora, por lo que cuando su padre Kim Jong-Il murió, el pequeño Kim asumió el liderazgo del país con 27 años. Resulta además que cuando nació Kim, la tía Ko tuvo un hijo que fue amigo suyo; jugaban juntos, etc. “Le cambiaba los pañales a los dos”, asegura Ko… Pero más de uno seguro que apostará por Kim para señalar al que manchaba más pañales de los dos.

Y sí, Kim también tenía aficiones. Le molaba el basket desde pequeño. Le gustaba tanto que se llegó a obsesionar con este deporte hasta el punto de que en vez de peluches usaba un balón reglamentario como compañero de noche en su cama; y era un fan acérrimo de Michael Jordan. Hace unos años recibió a Dennis Rodman en Pyongyang, pero no se ha detallado si éste se atrevió a echarle un 21.

Seguimos con este repaso a la vida de Kim Jong-un con datos que demuestran la ambición de este líder innato, quien aseguraba él mismo desde que tenía ocho años que se iba a convertir en líder de Corea del Norte algún día. Por aquel entonces, en 1992, recibió su primer informe de general y la cúpula miliar norcoreana se inclinó ante él. En tal momento de exhaltación se supo a sí mismo como el próximo dueño del país, que sería manejado a su antojo en el futuro. No se equivocó.

El porqué de la situación de la tía Ko

Ahora bien, hemos comenzado diciendo que Ko fue desertada, pero… ¿a qué se debe esto? ¿Por qué tuvo que marchar de su país natal junto a su marido? Tras su estancia en Suiza cuidando de su sobri y otros tantos cerebros norcoreanos con potencial similar, la embajada norteamericana de Ginebra la mandó a Nueva York ya que sufría de un cáncer terminal y podría haber perdido sus privilegios sociales de haber continuado en el gran país europeo.

Con todo, tal como cuenta The Washington Post, la pareja empezó una nueva vida en Nueva York con nombres falsos, tuvieron descendencia en tres ocasiones y abrieron una lanvandería, el negocio que regentan a día de hoy.En la actualidad siguen tratando de vez en cuando con la policía y aseguran que ellos no revelaron en ningún momento del pasado secretos que pudieran haber afectado en época de la Segunda Guerra Mundial al país yankee. Ahora la tía Ko sigue viviendo allí con su lavandería… Lejos de su sobrino Kim, quien no erró cuando la dijo que iba a liderar Corea del Norte en esas tardes frías de los parques de Suiza.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente