“La Jungla Roja”

“La Jungla Roja”, una comiquita que muestra “la cara más cruda” de las Farc

269

El cineasta colombiano Juan Lozano muestra la cara oculta de las FARC a través de su documental animado “The Red Jungle” (La Jungla Roja), que narra la muerte del comandante comunista Raúl Reyes, número dos de la guerrilla.

El proyecto franco-suizo, aún en desarrollo, se presentó esta semana en el mayor foro de animación europeo, el Cartoon Movies de Burdeos, y busca ante todo “transformar la manera en la que se ve el conflicto fuera de Colombia”.

En Europa “tenéis una visión demasiado romántica de este tipo de revoluciones armadas”, explica en entrevista con Efe Lozano, de 46 años, que considera necesario exponer al público “la cara más cruda de las guerrillas”. 

El filme reconstruye la última etapa de Luis Edgar Devia, alias “Raúl Reyes”, nacido en 1948 y muerto durante un bombardeo de las Fuerzas Armadas colombianas sobre el campamento donde se encontraba, en Ecuador, en 2008, al frente de las relaciones exteriores de la organización, y se basa en más de 10.000 correos electrónicos provenientes de discos duros y ordenadores del guerrillero.

Pero la cinta trasciende el conflicto colombiano, explica Lozano, ya que en su opinión existen multitud de ejemplos contemporáneos similares a la historia de Reyes, un hombre embriagado de poder que acabó “creyendo que el mundo era solo para él”. La película “podría estar hablando de Donald Trump, o incluso de nosotros mismos”, insiste el director, que nació en el departamento de Tolima, el mismo en que se originaron las FARC, y cree que la capacidad del cine para acercar al público realidades lejanas es su verdadera “utilidad pública”.

En este replanteamiento del conflicto, Lozano, que ya dirigió varias películas sobre la violencia política en Colombia como “Impunity” (2010), recurrió esta vez a la animación porque le atribuye ventajas expresivas contra las que el cine convencional no puede competir. Es útil porque el cerebro desconecta de la realidad que conoce y “está más abierto”, asegura el cineasta, que ve en las contradicciones del protagonista las de la propia guerrilla.

La técnica tampoco está elegida al azar, ya que la rotoscopia, en la que se graba a actores sobre un fondo verde o azul y sus siluetas son rellenadas con colores, permite difuminar a los personajes con el paisaje para transmitir la angustia y el calor de la selva. Conforme el documental avanza, los guerrilleros se vuelven cada vez más borrosos hasta ser “engullidos por la jungla”, concreta Lozano, algo que evoca el final de Reyes, muerto en la selva al pisar una mina mientras escapaba de una redada sorpresa de los gobiernos colombiano y estadounidense.

La cinta busca replicar el éxito de animaciones para adultos como “Vals con Bashir”, ganadora del Globo de Oro a mejor película de habla no inglesa en 2008 por su trato de la guerra del Líbano, en una industria en el que los dibujos animados para niños dominan el mercado.