Concejal, Ronald Fortich Rodelo. Foto archivo.

El Sección Primera del Consejo de Estado resolvió amparar los derechos fundamentales de señor Ronald Fortich Rodelo, electo concejal de la ciudad de Cartagena para el periodo 2016 – 2019.

La sala de lo contencioso administrativo consideró que los derechos fundamentales a la igualdad y a ser elegido, habían sido vulnerados por la Sección Quinta del mismo Consejo de Estado, al haber proferido sentencia de 16 de marzo de 2017, por la citada autoridad en el medio de control de nulidad electoral, promovido por el ciudadano Enrique Luís Cervantes Vargas en contra del acto de elección de Ronald Fortich Rodelo, como Concejal de Cartagena.

Los hechos

El señor Fortich Rodelo instauró acción de tutela en contra de la Sección Quinta del Concejo de Estado, a fin de que se protegieran los derechos fundamentales antes referidos, los cuales consideró afectados con ocasión de la sentencia de 16 de marzo de 2017 emanada por la ponencia de la magistrada Rocío Araujo Oñate, quien según el fallo desconoció la jurisprudencia del mismo Consejo de Estado y se apartó de la misma.

El cabildante, Ronald Fortich Rodelo, presentó la tutela considerando que nunca incurrió en doble militancia porque no se inscribió por dos partidos ante la Registraduría Nacional del Estado Civil; por el contrario lo hizo junto con 18 candidatos al Concejo Distrital, por firmas con el amparo de un grupo significativo de ciudadanos denominado “Cartagena Con Firmas”, un grupo diferente al que se inscribió el candidato a la Alcaldía, Andrés Betancourt, que es “Cartagena Confirma” (de confirmar).

Recordemos que una vez demandaron el acto de elección del concejal Fortich, el Tribunal Administrativo de Bolívar falló a su favor, considerando que nunca hubo doble militancia; sin embargo el afectado apeló y fue el Consejo de Estado donde no se dio unanimidad de criterio ya que dos de los magistrados de la sala, Lucy Jeannette Bermúdez Bermúdez y Carlos Enrique Moreno Rubio, salvaron voto con la posición que no se presentó doble militancia, contrario a la ponencia de la magistrada Roció Araujo Oñate, que consideró doble militancia.

Con dos votos a favor y uno en contra, se hizo necesario aplicar el reglamento que para estos casos lo resuelven conjueces.

En esta sentencia los concejeros de estado o magistrados que salvaron voto dejaron sentando “Por estas razones no estamos de acuerdo con declarar la nulidad de la elección y por ellos salvamos nuestro voto, puesto que consideramos que el demandado no incurrió en la prohibición de doble militancia porque al momento de la efectiva inscripción de su candidatura por el grupo significativo de ciudadanos, tal como ya ha sido señalado por esta Sección, es el momento que se debe tener en cuenta para verificar la simultaneidad, aún para los grupos significativos de ciudadanos, y de conformidad con las pruebas allegadas en el expediente, el demandado para esa fecha (23 de julio de 2015) ya no pertenecía al Partido Liberal, por ende no incurrió en la prohibición. En los anteriores términos dejamos presentado nuestro salvamento de voto”.

Sin embargo y a pesar de que los conjueces hubiesen podido ser del mismo Consejo de estado, según el reglamento interno, se tomó la decisión de escoger abogados externos, que también es válido dentro del proceso; es decir que no pertenecen al Consejo de Estado.

En esa sentencia la Sala procedió a decidir el recurso de apelación interpuesto por el concejal Fortich Rodelo, a través de apoderado judicial, contra la sentencia del 9 de agosto de 2016 proferida por el Tribunal Administrativo de Bolívar, mediante la cual negó las pretensiones de la demanda; es decir perdió su curul en el Concejo Distrital de Cartagena y en su reemplazo ocupó su lugar, Judith Díaz, sobrina del exalcalde de Cartagena, Carlos Díaz Redondo.

¿Se equivocaron?

El Periódico El Sol Web, consultó con un especialista en el tema quien explicó que en estos casos cuando no se da la unanimidad de criterio se procede a escoger conjueces y por lo general cuando los conjueces son externos fallan a favor de la ponencia por la sencilla razón que no van a pelear con el magistrado o magistrada ponente, ya que temen que no se les siga llamando y contratando para resolver.

Esta explicación llamó la atención del equipo investigativo del Periódico El Sol, que adelantó indagaciones sobre las hojas de vida de la magistrada ponente y de los conjueces, que fallaron en contra el concejal Ronald Fortich, encontrando que de los conjueces que votaron a favor de la ponencia de la magistrada Rocío Araujo Oñate, es el abogado, Alejandro Venegas Franco, especialista en Seguros, Civil y Comercial, <<no en electoral>>; decano de la Universidad del Rosario. De igual forma la abogada y conjuez, Bertha Lucía González Zúñiga, también de la Universidad del Rosario, ambos conjueces amigos de la magistrada Rocío Araujo Oñate, quien ha ejercido como docente y directora de la Especialización en Derecho de la Universidad del Rosario, según una fuente consultada en la misma universidad.

En conclusión la magistrada ponente se equivocó, junto con sus amigos conjueces y desconoció la jurisprudencia del mismo Consejo de Estado y se apartó de la misma, según la explicación que detalla el fallo tutela de la Sección Primera.

Es de resaltar que la magistrada ponente de la sección Quinta, defendió su posición, sin embargo la sala de la Sección Primera consideró en el problema jurídico a dilucidar “indebida interpretación de los artículos 275 numeral 8º de la Ley 1437 de 2011, 2º inciso 1º, 3º parágrafo y 28 inciso 4º de la Ley 1475 de 2011, y 107 inciso 2º de la Constitución; y b) lo que derivó en el desconocimiento de su propio precedente jurisprudencial; y, en desconocimiento del precedente constitucional establecido por la Corte Constitucional en sentencia C-334 de 4 de junio 2014, relacionado con el momento en que se incurre en la causal de nulidad de doble militancia”.

Orden del fallo

En la nueva sentencia se describe que por parte de la Sección Quinta del Consejo de Estado “se presentó indebida interpretación o aplicación de la norma al caso concreto por desconocimiento del precedente jurisprudencial”.

En consecuencia, se ordenó a la Sección Quinta de la Corporación, dictar nuevo fallo de segunda instancia, en el que deberá decidir en atención al criterio jurisprudencial establecido por esa Sección en la sentencia de 13 de octubre de 201680, y al precedente jurisprudencial de la Corte Constitucional, contenido en la sentencia C-334 de 2014, relativo a la debida interpretación del numeral 8º del artículo 275 de la Ley 1437 de 2011, como causal de nulidad del acto de elección por incurrir en doble militancia al momento de la inscripción de la candidatura.

El fallo histórico que ordena de la Sección Primera; en contra del mismo Consejo de Estado, reza: “Amparar los derechos fundamentales invocados por el señor Ronald José Fortich Rodelo, vulnerados por la Sección Quinta del Consejo de Estado y, en consecuencia, dejar sin efecto la sentencia proferida el 16 de marzo de 2017, por la citada Corporación, en el proceso con radicado número 13001-23-33-000-2016-00112-01; contentivo del medio de control de nulidad electoral, promovido por el señor Enrique Luis Cervantes Vargas en contra del acto de elección del señor Ronald José Fortich Rodelo como Concejal del Distrito de Cartagena, periodo 2016-2019; por las razones expuestas en la parte motiva de este proveído”.

De igual forma ordena a la Sección Quinta del Consejo de Estado “que dentro de los treinta (30) días siguientes a la notificación de esta providencia, profiera una nueva sentencia de segunda instancia, en el referido proceso de nulidad electoral, que acate las consideraciones puestas de presente en este fallo”.