La Juventus hipoteca la final

Dos goles del exmadridista, tras excelentes asistencias del exazulgrana, ponen a la Juventus con un pie y medio en la final de la Champions

La Juventus puso un pie y medio en la final de la Champions League tras derrotar al Mónaco en el partido de ida de ‘semis’ (0-2) gracias a la conexión letal entre Gonzalo Higuaín y Dani Alves. El exazulgrana dio dos grandes asistencias y el exmadridista, que solo llevaba dos goles en partidos de eliminatorias del torneo durante toda su carrera, las aprovechó a la perfección. La experiencia de la ‘vecchia signora’, invicta en el torneo de la mano de un Buffon decisivo, pudo con la juventud y descaro del estelar Mbappé, figura de un Mónaco que encajó su primera derrota en casa del torneo.

El Mónaco empezó a merced de la Juve debido a sus problemas en los laterales ya que Leonardo Jardim, ante la baja de Benjamin Mendy en la izquierda, tuvo que recolocar en la derecha al centrocampista Dirar y cambiar de banda a Sidibé, a quien Dani Alves volvió loco.

Massimiliano Allegri optó por tres centrales al dar entrada a Barzagli, de ahí que el exazulgrana, titular en lugar de Cuadrado, ocupara una posición adelantada. Sus subidas por la derecha crearon problemas y en una de ellas sirvió el gol a Higuaín con una asistencia de lujo de tacón. El ‘Pipita’ recibió en inmejorable posición y puso el balón junto al poste (28’). Es su cuarto gol en esta Champions, pero primero en partidos de eliminatorias.

El 0-1 llegó cuando el Mónaco había reaccionado con un fútbol más directo y gozado de las mejores ocasiones con un estelar Mbappé, quien confirmó sus excepcionales habilidades rematadoras y con el balón al pie llegando a sentar a los veteranos defensas de la Juve varias veces. A sus 18 años, la joven sensación del fútbol europeo tuvo el 1-0 pero topó con un no menos inspirado Buffon, que a los 39 jugó su partido 100 de Champions con los ‘bianconeri’.

Buffon frena al Mónaco tras el descanso

Un cabezazo flojo y, sobre todo, un remate con clase con el pie izquierdo de Mbappé fueron resueltos por Buffon, que también se lució en un ajustado cabezazo de Falcao. Tras el importante gol, la Juve se replegó para preservar la renta. No sufrió hasta el descanso, pero en la reanudación el Mónaco salió volcado y, en los primeros instantes, Buffon se fajó para frenar a Falcao, en un mano a mano, una llegada de Mbappé y un disparo de Bernardo Silva.

Tras este arreón, el partido entró en un toma y daca espectacular. La Juve entendió que no podía especular más y Subasic evitó el 0-2 de Marchisio. El Mónaco se volcó, dejó espacios y, en una pérdida de Bakayoko, Dani Alves puso un gran balón al segundo palo, donde Higuaín marcó ante Subasic y Jemerson lanzándose al poste.

El Mónaco acusó el golpe, Mbappé apenas volvió a aparecer y la impenetrable defensa turinesa, que no ha encajado un solo gol desde la fase de grupos, ya imperó en el Louis II hasta el pitido final. Solo ya en el descuento Buffon envió a córner un cabezazo de Germain, pero la muralla resistió ante un rival que lleva 146 goles esta temporada y desde octavos venía marcando tres en cada partido.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente