La Ley Contra el Tabaco tiene Cáncer

325

Hoy 4 de febrero se conmemora el Día Mundial contra el Cáncer, con el beneplácito de la Organización Mundial de la Salud, la Unión Internacional Contra el Cáncer y el Centro Internacional de Investigaciones contra el Cáncer.

Como todos los años se hacen campañas de información y prevención y es ahí donde está la real importancia de conmemorar y recordar una vez más que muchos de los tipos de cáncer se podrían prevenir evitando la exposición a factores de riesgo como el humo del tabaco.

La responsabilidad de los gobiernos de todos los países y de las regiones, estados o departamentos, es inminente y los esfuerzos deben verse reflejados en impulsar políticas públicas que propendan por el bienestar de las personas.

En Colombia se expidió la ley contra el tabaco pero ha quedado en letra muerta, porque no se ha logrado que las autoridades la hagan cumplir. La ley 1335 de 2009, padece del cáncer de la indiferencia por parte de los entes territoriales y de las autoridades locales.

El humo del tabaco es la primera causa de muerte evitable en el mundo; sin embargo los colombianos no nos hemos concientizado de esta realidad.

Datos estadísticos creíbles revelan que se registran 5 millones de muertes por este tipo de cáncer en el mundo y que en el año 2030 podría duplicar esta cifra; es decir hablaríamos de 10 millones de muertes por esta causa, si nos quedamos con los brazos cruzados.

Las enfermedades relacionadas con el humo del tabaco son muchas y a pesar de existir la norma que regula el consumo de cigarrillo, es normal ver a los fumadores en sitios que según la ley no les es permitido; tales como lugares cerrados. Esto se ve mucho en discotecas, tiendas de barrios, terrazas o bares, que no cuentan con señalización de sitio libre de humo del tabaco, como lo establece la ley y mucho menos la señalización de sitios para fumadores.

La Policía colombiana y las autoridades civiles encabezada por las Secretarías de Salud, no emprenden acciones para hacer valer la ley, y por el contrario son permisivos frente a esta realidad.

La ley 1335 de 2009 tiene cáncer, un cáncer que alimentan las alcaldías municipales y distritales por no hacerla cumplir e impedir que muchas más personas en su territorio sigan siendo afectadas por el humo del tabaco.

Los parques están atestados de humo, los establecimientos comerciales como restaurantes, salas de juegos, las universidades e instituciones educativas e incluso las mismas oficinas de las alcaldías, gobernaciones y secretarias de salud, adolecen de la señalización de sitios libres de humo del tabaco y permiten que se consuma en estas locaciones.

El desconocimiento es lo más grave de esta enfermedad que padece la Ley Antitabaco en Colombia. Cuando se le pregunta a un Policía sobre la misma, la desconoce, cuando se le pide a la autoridad local información sobre la misma, no saben responder.

Así las cosas morirá la ley 1335 no porque se hundió en su estudio y dejó de expedirse por parte del Congreso de la República y sancionada por el Jefe de Estado; fue expedida en el año 2009. Morirá en el olvido de nuestros gobernantes y de nuestros representantes en el Congreso, en las Asambleas departamentales y en los Concejos municipales. Definitivamente esta Ley tiene cáncer.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente