La luz resplandece en las tinieblas: análisis del quinto verso del Evangelio de Juan

179
papiro 66
Papiro 66, también llamado Papiro Magdalena, conservado en el Magdalen College de Oxford - wikipedia
Hasta ahora hemos visto que Juan quiso describir la esencia del Logos, el Verbo, su comunión eterna con Dios Padre y algunas de sus características. Por ejemplo, en el tercer verso del Prólogo se indica que el Verbo creó “todo”, y de eso se deduce que es la Causa Primera.
En el cuarto verso se subraya que el Verbo es la vida misma y, además, se señala que la vida espiritual en Cristo puede pertenecer al hombre con la conversión.
Ahora analicemos el quinto verso del Evangelio de Juan:
La luz en las tinieblas resplandece, 
y las tinieblas no prevalecieron contra ella.
Veamos la pronunciación correspondiente en griego:
kai to phōs en tē skotia phainei kay hē skotia auto ou katelaben
La primera parte del verso se refiere a la luz eterna de Cristo. El verbo “phainei”, o sea, “resplandece”, está en presente indicativo durativo del verbo “phainoo”, que significa “resplandecer”.
Con esto, Juan nos quiere expresar que la luz de Cristo no comenzó a brillar a partir de la Encarnación, sino que ha brillado desde la eternidad del pasado.
En cierto sentido, sin embargo, la luz de Jesucristo ha brillado de una forma especial después de la caída del hombre, y de forma todavía más especial después de la Encarnación. Además, en esta primera parte del verso, notamos que Juan quiere resaltar que la luz de Jesucristo brilla independientemente del hecho de que algunos hombres no la acepten. Obviamente, muchas personas han repudiado la misión salvadora de Jesucristo, y esto se deduce de muchos pasajes bíblicos; por ejemplo, del Evangelio de Juan (3, 19):
Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.
Sin embargo, aunque muchos han negado que Jesucristo es la luz verdadera, esta continúa brillando. Es un poco como una persona que se recluye en una caverna y no quiere salir al aire libre para contemplar el sol. Aún si esta persona se queda toda la vida dentro de la caverna, el sol no cesará de brillar.
No obstante, la luz sirve para vencer la oscuridad. Dios sabía que el hombre escogería las tinieblas y por esto decidió enviar a su Hijo, la luz verdadera, que resplandece en medio de la oscuridad.
Observemos que tanto frente a la palabra “luz” como frente a la palabra “tinieblas” está el artículo definido. Juan, en efecto, está describiendo la luz específica de Jesucristo y las tinieblas que vinieron a este mundo luego del pecado y de la muerte.
Analicemos ahora la palabra griega “skotia”. La traducción correcta es “tinieblas”, “oscuridad”, pero en sentido figurado esta palabra significa “las consecuencias del pecado” (1) (2).
Veamos el pasaje siguiente de la Primera Epístola de Juan (2, 10-11):
El que ama a su hermano, permanece en la luz, y en él no hay tropiezo. Pero el que aborrece a su hermano está en tinieblas, y anda en tinieblas, y no sabe a dónde va, porque las tinieblas le han cegado los ojos.
El hombre, en efecto, es pecador en cuanto, habiéndose alejado de Dios, siente odio hacia su prójimo. Por el contrario, si el hombre está en comunión con Dios, siente amor hacia su prójimo. La primera parte del quinto verso del Evangelio de Juan, “la luz en las tinieblas resplandece”, significa por tanto que la luz resplandece en la oscuridad que se formó luego de las consecuencias del pecado.
Obviamente, una de las consecuencias del pecado es el autoengaño. El hombre se engaña solo pensando que puede ver, o sea, que puede, a través del conocimiento, alcanzar la “plenitud de Dios”, o que incluso puede, mediante su “luz personal”, alimentar su felicidad. Pero esta condición de pedantería no le permite ver la luz verdadera; lo nubla, lo confunde.
Veamos ahora la segunda parte del verso:
y las tinieblas no prevalecieron contra ella.
Una vez más, encontramos la palabra “skotia”, o sea, tinieblas. Aquí puede entenderse como: corrupción, pedantería, autoengaño, presunción, alejamiento del hombre de Dios y, en suma, muerte espiritual, como consecuencia del pecado.
En todo caso, Dios no es responsable del pecado. Dios no creó la oscuridad o las tinieblas, y ni siquiera hizo al hombre pecador para después poderlo salvar. El pecado no proviene de él, sino de la libre elección del hombre. Adán y Eva creyeron que la consecuencia de su elección los llevaría al perfecto conocimiento y, en cambio, su decisión los llevó a la muerte. En efecto, según la Epístola a los romanos (6, 23):
Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.
¿A qué se refiere Juan cuando escribe: “y las tinieblas prevalecieron contra ella”? Juan, escribiendo “las tinieblas”, se refiere a las consecuencias pecaminosas de los hombres que repudiaron la luz. Ellos, los pecadores, son las “tinieblas”, pero no han podido vencer la “luz” porque esta resplandece y continuará resplandeciendo.
¿Qué significado tiene el verbo “katelaben”? El primero es capturar o, por extensión, vencer. El segundo es comprender, entender. El tercero es acoger.
Por tanto, la frase en cuestión significa que quienes repudiaron la Gracia que Jesucristo nos ha ofrecido, no han podido ni siquiera entenderla, no la podrán acoger y no la podrán tampoco vencer.
Desde siempre, el ladrón tiene necesidad de la oscuridad para perpetrar su hurto. Y el asesino tiene necesidad de la oscuridad para llevar a cabo su delito. La luz, por tanto, es enemiga de las tinieblas porque pone al descubierto las obras de las tinieblas. Quien repudia el Evangelio no solo no lo comprende, sino que lo odia e intenta todo lo posible para desmentirlo. Se han llevado a cabo innumerables tentativas para extinguir la luz de Jesucristo, pero todas han fallado miserablemente. La luz continúa resplandeciendo, a pesar de estos miserables ataques. Y mientras continúe resplandeciendo, habrá alguien que las combatirá.

Notas:
1-Según el Biblico-Teological Lexicon of New Testament Greek, T&T Clark, 1954, pp.866-867
2-Mientras la palabra “skotos” significa pecado.

Yuri Leveratto
Yuri Leveratto (1968, Génova, Italia) explorador, economista y escritor.

Traducción de Julia Escobar Villegas
Foto: Papiro 66 (200 d.C.).

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente