EL HERALDO conoció que la protagonista de la operación Vesta I y II, Liliana Campos –capturada en julio pasado tras ser señalada por la Fiscalía como cabeza de una red de prostitución de mujeres–estaría buscando junto a su abogado un acuerdo con la Fiscalía, pues podría ser extraditada. Algunas de las menores que, supuestamente, integraban la red que ella dirigía habrían salido del país con la complicidad de esta mujer que al parecer contactaba los clientes internacionales y orquestaba la salida de las menores con complicidad de algunas autoridades. Así lo reseña elheraldo.co

Tras conocerse las capturas de algunos integrantes de su familia, esto habría quebrantado la postura de la mujer que hasta ahora se había mostrado fuerte ante los medios. Antes de las detenciones de sus más cercanos, Liliana se había dedicado a negar todas las acusaciones en su contra, sobre todo aquellas en donde las autoridades aseguraban que en el negocio de las escort que lideraba habría implicados menores de edad.

Las capturas de su padre Carlos Campos y su esposo Gustavo Ruiz, a quienes les fueron imputados los delitos de trata de personas y concierto para delinquir, habrían vuelto a ‘enredar’ los argumentos de su defensa. Es por esto que, al parecer, habría tomado la decisión de hacer un acuerdo con las autoridades. Sin embargo, aún se desconocen los detalles del mismo.