Ante las recientes declaraciones del Ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, sobre los precios de los combustibles en Colombia y la inminente alza que tendrán para poder evitar que el país caiga en deudas billonarias, el gas natural vehicular sería la opción más viable y eficiente para el transporte de pasajeros y de carga en el país.

El GNV es el combustible más amigable con el medio ambiente del mercado, esto lo convierte en la mejor opción para continuar con el proceso de transición energética y evitar un mayor déficit en el FEPC.

Está comprobado que operar vehículos con motores dedicados a gas natural reduce la huella de CO2, el material particulado, los dióxidos de azufre, los óxidos de nitrógeno (NOX) y el dióxido de nitrógeno (NO2), lo que contribuye con una movilidad más sostenible, razón por la cual el gobierno ha implementado incentivos tributarios para que los transportadores migren hacia las nuevas tecnologías (Ley 2128).

“La sustitución masiva de tractocamiones antiguos que funcionan con diesel, por vehículos nuevos propulsados a gas natural, sería una de las acciones más efectivas para reducir el déficit del FEPC y contribuir a la descarbonización del país.”, explicó, Santiago Mejía, Gerente General de Surtigas.