Nuestros amigos caninos, al parecer, son bastante buenos para decodificar nuestra conversación. Investigaciones anteriores han sugerido que son mejores que los chimpancés, y casi tan buenos como los niños pequeños. Y ahora un estudio, publicado en la revista Animal Cognition, asegura que no sólo son expertos en la interpretación de lo que ven – cuando se trata de comunicarse con los seres humanos, prefieren lo visual a lo verbal.

Durante estudio, científicos pidieron a los dueños delos perros que dieran a sus amigos caninos cuatro órdenes: sentarse, permanecer, acostarse y venir, primero con gestos solamente y posteriormente con palabras. En la primera parte del estudio, investigadores compararon las respuestas de los perros a los dos estilos, descubriendo que hicieron un mejor trabajo siguiendo los comandos gestuales de sus propietarios que los verbales. En la segunda parte, combinaron los dos métodos para confundir a los perros, diciéndole a los dueños que hicieran un gesto mientras hablaban otro. Frente a las órdenes contradictorias, los perros casi siempre ignoraban las palabras e hicieron lo que los gestos les decían que hicieran.

Incluso en la comunicación de humano a humano, el poder del gesto es a menudo subestimado – la gente habla con sus manos no sólo para enfatizar un punto, sino para aclararlo.

El estudio mostró que los animales estaban preocupados por sus propietarios y por eso siempre están cerca. Sea cual sea la razón, está claro que los perros no sólo procesan un comando y bloquean otro; esto es sólo un ejemplo más de la forma en tú y tu perro hablan el mismo lenguaje corporal.