La mayoría de nosotros luchamos para motivarnos a dejar de comer donas y salir a correr en las mañanas, lo sabemos no es tan divertido, sin embargo, si un amigo lo propone lo hacemos más fácil. Un estudio reveló que, como era de esperar, tener un compañero de ejercicio puede ser la clave para salir de la cama y entrenar sin pretextos.

Para el estudio, investigadores de la Universidad de Aberdeen emparejaron a un grupo de participantes con un nuevo compañero de gimnasio, mientras que otro grupo continuó con sus rutinas de ejercicio normal. Los resultados mostraron que el grupo con compañeros de ejercicio eran más constantes y hacían mejor su trabajo. Científicos también encontraron que tener un compañero brinda apoyo emocional y aliento, en lugar de sólo apoyo práctico.

“Una vez que encontramos que tener un nuevo compañero de ejercicio aumenta la frecuencia del ejercicio, queríamos saber por qué esto es beneficioso y qué calidad de apoyo ofrecen. Nuestros resultados mostraron que el apoyo social emocional del nuevo compañero deportivo fue el más efectivo. Por lo tanto, es más importante alentar a los demás que hacer la actividad real juntos”, explicó la autora principal Dra. Pamela Rackow.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente